Finizens rompe el mercado de las pensiones privadas al convertir a sus planes individuales en los más baratos. El roboadvisor español ha bajado la comisión de gestión de estos productos un 37,5%, hasta el 0,40% anual. Previamente, esta comisión estaba en el 0,64%.

Noticias relacionadas

Sumados el resto de gastos y comisiones (depositaría, gastos corrientes y otros), el coste total será del 0,54%.

De esta forma, Finizens gestionará los planes individuales más competitivos en precio, sobre todo si se le compara con otros gestores automatizados en España, cuyos costes totales oscilan entre el 0,67%, caso de Indexa Capital, y el 1,01%-1,32%, en ING.

La ofensiva de la firma dirigida por Giorgio Semenzato llega tras la reforma fiscal propuesta por el Gobierno en materia de ahorro privado para la jubilación, que busca disminuir el límite anual de aportación a planes individuales de 8.000 a 2.000 euros y traspasar ese beneficio a los planes de empresa, cuyo límite aumentaría de 8.000 a 10.000 euros.

Está siendo un año muy complicado por la crisis de la Covid-19, “el más retador de la historia moderna en España, sobre todo para el futuro económico de las personas y su jubilación”, ha señalado en una presentación su consejero delegado. En este sentido, “desde nuestra posición de empresa privada, queremos dar un paso más para reforzar la salud financiera de las familias y los ahorradores”, según Semenzato.

Comisiones máximas

El movimiento comercial de Finizens provocará, según sus propios cálculos, un ahorro por comisiones (frente a la comisión máxima por ley) de unos 1.000 euros al año. Así, en una década, el ahorro en comisiones sería de 10.000 euros, y de 30.000 euros en 30 años.

En la actualidad, un 58% de los planes de pensiones en España cobra la comisión máxima permitida por ley. En cuanto a comisiones básicas (gestión más custodia), la media del mercado se sitúa en el 1,38% anual, mientras que Finizens se va a establecer en el 0,45%, un precio tres veces menor.

Objetivo: 16.000 millones

El roboadvisor está convencido de que esta guerra a la baja en comisiones va a estimular el negocio entre los inversores y, por tanto, va a acelerar el crecimiento de los gestores automatizados. Según la firma, este tipo de entidades podrían llegar a captar un 20% de la cuota de mercado de la gestión pasiva en Europa, lo que supondría un patrimonio objetivo de 16.000 millones de euros en planes de pensiones individuales.

Si se pone como referencia a Estados Unidos, allí los roboadvisors independientes con más de diez años de recorrido han llegado a rebajar su comisión mínima (de gestión) al 0,25% anual, por lo que en Europa y en España “sigue quedando margen” para nuevos descensos de precios.

Según han avanzado sus responsables, Finizens también está estudiando la fórmula idónea para atacar el sistema de empleo, que es donde la reforma fiscal de las pensiones más quiere incidir, potenciándolo incluso con un ‘megaplan’ de pensiones público de empresas. “Nos posicionaremos para poder aportar nuestro granito de arena en ese segmento”, ha confirmado Semenzato.

El CEO de la fintech califica de “cautivo y obsoleto” el sistema de empleo actual. “Se ha utilizado históricamente como arma de negociación de las grandes entidades financieras con las empresas. Para concederles créditos, se les obligaba a contratar un plan de empleo”, ha criticado Finizens. Todo parece indicar que la reforma legislativa y la presión comercial de las gestoras romperá con este statu quo.