El jueves 17 de junio trae buenas noticias para los inversores de perfil más rentista. Hasta cuatro cotizadas en la bolsa española reparten dividendo en efectivo. Las que abren su caja fuerte para premiar a sus accionistas en esta penúltima sesión de la semana son Telefónica, Cellnex, EuskaltelLleidanet.

Noticias relacionadas

En el caso de Cellnex, el reparto de 0,0174 euros brutos por acción es con cargo a la reserva de su prima de emisión. Su elevada cotización contribuye a que este pago sea el más estrecho en lo que a rendimientos se refiere de cuantos se ejecutan este jueves, pues solo reporta una rentabilidad del 0,03% a sus accionistas.

Mientras tanto, los inversores de Euskaltel se benefician de un pago complementario de 0,17 euros brutos por acción que se traducen en una rentabilidad ligeramente superior al 1,5%. Y todo ello mientras siguen pendientes de cuál es el destino final de la opa por su control planteada por MásMóvil, que en cualquier caso descontará este reparto del precio final de su oferta.

Desde BME Growth, la tecnológica Lleidanet reparte el segundo dividendo de su historia. En esta ocasión, pone sobre la mesa 0,0125 euros por acción, lo que se traduce en un desembolso de 245.000 euros para las arcas de la compañía. Una cifra que supone un 25% que hace un año, cuando se estrenó en esto de la remuneración a sus accionistas.

Por su parte, Telefónica paga el jueves 0,198 euros por derecho a los inversores que hayan elegido esta fórmula en su última edición del dividendo elección. Esto fue posible hasta el pasado 9 de junio. Los que hayan elegido la recepción de nuevas acciones de la compañía en virtud de una nueva por cada 20 antiguas en cartera, las tendrán a su disposición el próximo 30 de junio.

Otros pagos de la semana

Anteriormente, también ha abierto su caja fuerte esta semana Prim. La compañía de suministros médicos ha hecho frente este pasado lunes al desembolso de 0,2029 euros brutos por acción. En total, la cotizada afronta un desembolso de 3,52 millones de euros como pago complementario con cargo a sus cuentas del ejercicio 2020.

La acerera ArcelorMittal tomó el testigo el martes. Con el pago de 0,2089 euros brutos por acción ofreció una rentabilidad del 0,8% a sus accionistas, al frente de los cuales se coloca la familia Mittal, que en los últimos meses ha desplegado una estrategia mediante la cual ha ejecutado varias desinversiones sin perder peso político en la compañía.

En este caso, el último día para hacerse con acciones de la compañía con derechos al cobro de este importe fue el pasado 9 de junio. Una anticipación más abultada que la que rige en el mercado español debido a los diferentes plazos de otras bolsas en las que la gigante metalúrgica también marca precio.

La rentabilidad media de estos seis pagos alcanza el 1,59%. Una cota que, en función de comparativas habituales, es hasta cuatro veces lo que actualmente ofrecen los bonos soberanos españoles a una década, que en la zona del 0,36% se mueven en mínimos de los últimos dos meses.