La crisis del coronavirus sigue pasando factura a las cotizadas españolas. Y también donde más les duele a muchos inversores: el dividendo. La prudencia y las restricciones aún vigentes para el reparto de caja fuerte han apeado a la bolsa española del liderazgo entre los mercados de la Eurozona por el importe distribuido entre sus accionistas.

Noticias relacionadas

Aunque la bolsa española consigue aguantar como líder en cuanto a rentabilidad por dividendo con sus pagos, un reciente estudio de la gestora Janus Henderson pone en evidencia que ya no es la primera en cuanto al montante distribuido. Y si en el podio se incluye también a los vecinos europeos que no usan el euro, la foto es aún más desfavorable.

Conforme a este análisis, a lo largo de los tres primeros meses del año, las cotizadas españolas repartieron unos 2.900 millones de euros en dividendos. Una cifra que, pese a que sigue siendo abultada frente a la media de sus vecinos continentales -en unos 2.200 millones-, se queda por debajo de la que acumularon las cotizadas de la bolsa alemana, que en el mismo periodo distribuyeron cerca de 4.100 millones de euros entre sus accionistas.

A la cabeza (pero menos)

Estas dos cifras arrojan una considerable brecha del 43% a favor de la Bolsa de Fráncfort. Y hay más datos del estudio de la gestora británica que refrendan este adelantamiento. Mientras que el montante distribuido por las cotizadas españolas se contrajo un 8,9% frente al primer trimestre del ejercicio anterior, cuando el coronavirus apenas empezaba a castigar los mercados, las alemanas fueron un 2,4% más generosas que entonces a la hora de rascarse el bolsillo.

Si en la ecuación se tienen en cuenta los vecinos que no utilizan el euro como moneda nacional, la posición de España cae hasta el cuarto puesto. El indiscutible liderazgo del continente se lo lleva Suiza, con el reparto del equivalente a unos 15.100 millones de euros. En este supuesto, el tercer puesto se lo lleva Dinamarca, que con 3.700 millones de euros repartidos entre enero y marzo se coloca por detrás de Alemania.

Con esta cuarta posición, la bolsa española vuelve a repetir el puesto con el que se tuvo que conformar el año pasado, cuando se quedó por detrás de Suiza, Alemania y Francia. Hasta entonces, siempre se había mantenido como líder de la Eurozona y segundo del continente, solo por detrás del país helvético. Así lo recoge la serie histórica del estudio de Janus Henderson, que en su última edición ofrece datos desde el año 2015.

Más allá del impacto que sobre la generosidad de la bolsa española ha tenido la persistencia de las restricciones impuestas por el Banco Central Europeo (BCE) sobre el sector financiero, los analistas señalan a una compañía como clave en esta marcha atrás. Tanto que incluso la identifican también como una de las causantes de que el sector tecnológico haya sido uno de los que han distribuido un montante más raquítico que el año pasado.

Amadeus vs. energéticas

El dedo acusador de los analistas de Janus Henderson apunta hacia Amadeus, la compañía tecnológica de reservas y servicios turísticos para mayoristas. Debido al golpe de la Covid-19, la firma española ya suspendió el año pasado su dividendo complementario con el objetivo de engordar sus reservas de capital. En este arranque de 2021 no ha acudido a la tradicional cita con sus accionistas, que en los últimos ejercicios venía suponiendo una lluvia superior a los 240 millones de euros en la recta final de enero.

En sentido opuesto, los dividendos más abultados de estos primeros meses del 2021 de la recuperación en la bolsa española lo protagonizaron empresas del sector energético. Al frente del grupo, se situó Iberdrola, con la distribución de 980 millones de euros. Después, se colocaron Endesa y Naturgy, con pagos por 735 y 593 millones de euros, respectivamente.

Suiza: farmacéuticas y mineras

En cualquier caso, el estudio deja claro que las cotizadas españolas se situaron entre “las más propensas a realizar recortes”. Una tendencia a la que también tuvieron que apuntarse forzosamente las cotizadas de Francia, que registraron una merma del 33,7% en cuanto a los montantes distribuidos a los accionistas frente al año anterior.

Más suerte tuvieron los accionistas de la bolsa suiza, cuyos gestores de Six Group son actualmente los dueños de la española BME. En este sentido, las cotizadas helvéticas mostraron una mayor generosidad (+3,5%) que hace un año en el reparto de caja fuerte, debido fundamentalmente al buen comportamiento del negocio de la industria farmacéutica y la recuperación de demanda de las firmas vinculadas con materias primas.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información