droblo Arturo Criado

Los inversores muestran su temor al efecto que puede tener en la economía el avance de la cepa sudafricana. Los mercados europeos han caído a plomo este viernes, en una jornada donde los números rojos también se han instalado en Asia. El Ibex cierra su peor sesión de 2021 con una caída del 4,96% hasta los 8.402 puntos. También supone la peor semana del año, en la que se deja un 4,01%

Noticias relacionadas

El peor comportamiento se lo lleva IAG, que ha cedido un 15,59% después de que la Unión Europea haya recomendado a los Estados cancelar los vuelos con destino a Sudáfrica y España haya hecho caso de este consejo. Un varapalo a la línea de flotación del sector turístico.

El resto de valores que más han bajado han sido Santander (-8,92%), Aena (-8,77%), Ferrovial (-8,70%), Meliá (-7,77%), Amadeus (-7,50%), Repsol (-7,35%),  BBVA (-7,34%) y Arcelor (-7,1%). 

Los únicos que han subido, y que hoy se han ganado la categoría de valores refugio, han sido Siemens Gamesa (+3.54%), Cellnex (+1,97%) y Pharmamar (+1,18%)

El índice español no es el único que se ve castigado. El resto de mercados europeos también cierran con caídas que rondan el 4%. Se mantiene, por tanto, la tendencia bajista en el Viejo Continente, en donde el avance de la Covid-19 en centroeuropa ya tenía muy preocupados a los inversores durante toda la semana.  

Los números rojos se han contagiado también a Estados Unidos. Allí Wall Street ha reabierto este viernes tras el Día de Acción de Gracias, aunque solo media sesión. Si bien las caídas son algo más moderadas que en Europa caen más del 2%.

El mismo color con el que han cerrado los mercados asiáticos, que han sufrido su peor jornada en meses. El Nikkei japonés ha perdido un 2,53% hasta los 28.751 puntos y el Hang Seng, se ha dejado un 2,67% hasta los 24.080.

Los inversores muestran así su preocupación tras el aviso de la OMS sobre la nueva variante de la Covid-19 aparecida en Botswana. Asegura que es "mucho más transmisible" y, lo más preocupante, no están seguros de la efectividad de las actuales vacunas contra ella.

La rapidez con la que se contagia la nueva cepa frente a otras anteriores se puede ver en este gráfico del Financial Times. En azul la variante Delta, en verde la Beta y en morado la más reciente. 

Evolución del contagio de la nueva variante de la Covid-19. FT

"No creo que se pueda volver al mundo anterior a la Covid-19", dijo Mark Arnold, director de inversiones de Hyperion Asset Management en Brisbane.

"Simplemente vamos a tener mutaciones a través del tiempo y eso va a cambiar la forma en que las personas operan en la economía. Esa es la realidad".

Esa sensación de que nada volverá a la normalidad, y a que habrá de nuevo restricciones, lleva al crudo Brent a dejarse más de un 10% por debajo de los 74 dólares por barril. 

La reacción de otros activos ha sido similar a la que ocurrió en 2020 cuando empezó la pandemia: fuerte desplome a la baja del crudo y de las rentabilidades de la deuda.

Las criptomonedas caen con más fuerza aún que la bolsa, cayendo el bitcoin un 8% y el ethereum un 10% en el día. Los inversores, en cambio, miran a otros activos como el oro.  Rebota un 1,5% hasta los 1.800 dólares, mientras que el euro/dolar cotiza en los 1,131 repuntando un 0,90%. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúne de emergencia este viernes para discutir las implicaciones sobre las vacunaciones y los tratamientos.

Cambio de paradigma

Reino Unido, Japón, Israel y Singapur ya han prohibido la llegada de visitantes de Sudáfrica y países cercanos. No obstante, en Israel y en Bélgica ya se han reportado casos de esta variante.

Imposible saber si esto es un movimiento de pánico o un cambio de tendencia pero un panorama en el que se vuelve a las restricciones de viajes, los confinamientos y la duda de si las vacunas ya no pueden protegernos puede cambiar las previsiones.

No sólo ya las económicas, también las de las actuaciones de los bancos centrales. Podría olvidarse la intención de subir tipos de Banco de Inglaterra en diciembre, o incluso la de iniciar el recorte de estímulos por parte de la Fed.

Es por eso que el gran beneficiado está siendo el mercado de renta fija.