Las casas de apuestas de todo el mundo se frotan las manos con el esperado arranque de los Juegos Olímpicos de Tokio. Y también los accionistas de las pocas firmas del sector que cotizan en bolsa. Entre las más reconocidas a escala mundial, tres llegan a la línea de salida de esta competición con un potencial alcista del 30% y un mayoritario consejo de compra para sus acciones.

Noticias relacionadas

Aunque la ausencia de público en las gradas de las instalaciones deportivas de Tokio supondrá el enésimo golpe económico para sus promotores, las casas de apuestas mantienen intacto su potencial de negocio. Es más, algunos analistas incluso consideran que el hecho de que haya que seguir las pruebas a través de las pantallas contribuirá a que esta vez el número de apostantes sea mayor y más recurrente.

A pocas horas del comienzo, un reciente estudio de Taboola señala que las disciplinas que más interés generan en la web abierta son el baloncesto, el béisbol y el boxeo. Las tres cuentan con una amplia tradición de apuestas, especialmente la última de ellas. Un factor que anima las posibilidades de que las casas de apuestas deportivas consigan un impulso extra para su negocio en una época en la cual la ausencia de otras competiciones suele mermar sus ingresos.

Las favoritas del mercado

Con estas premisas, la toma de posiciones en algunas de las firmas del sector que más parabienes cosechan entre los expertos se presenta como una estrategia arriesgada pero accesible para salir ganando. Más todavía en un momento en el que la expansión de la variante Delta de la Covid-19 amenaza la recuperación de precios que se había empezado a producir en sectores como el turístico.

Dentro de este concentrado sector en el que las fusiones y adquisiciones no han dejado de producirse en los últimos años, la estadounidense Penn National Gaming es la que más seduce a los analistas. Su precio objetivo de consenso de 106,5 dólares por acción supone un potencial alcista del 47,6% para sus acciones, que gozan de un 60% de recomendaciones de compra.

Sin embargo, a diferencia de las otras dos del sector que gozan de un potencial superior al 30% en el parqué, es la única que recibe recomendaciones de venta. Aunque solo se decantan por esta estrategia dos de los 15 analistas que más de cerca siguen la evolución de un negocio que, dentro de la terna, es también el más concentrado en instalaciones propias y casinos físicos.

En el caso de Drafkings, el potencial alcista se limita a un todavía generoso 43,8% frente a su actual cotización: hasta los 70,41 dólares. Sin embargo, el porcentaje de recomendaciones de compra alcanza al 70,4% de las firmas de inversión que opinan sobre su devenir en el mercado.

Novak Djokovic, durante los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Reuters

Su fuerte arraigo entre los jóvenes y su creciente apuesta por competiciones digitales o e-Sports también aporta un potencial añadido a la firma frente a sus competidores. En este sentido, esta misma semana ha anunciado el próximo lanzamiento de una plataforma para la compraventa de tokens no fungibles, los criptoactivos de arte y coleccionables comúnmente conocidos por las siglas inglesas NFT.

La tercera en este particular podio es Caesars Entertainment, que cuenta con un potencial de consenso del 34,7% hasta su precio objetivo de 125,27 dólares por acción. Aunque la firma es especialmente conocida por sus negocios de casinos en ubicaciones emblemáticas como Las Vegas, es desde abril de este año la propietaria de la marca de apuestas online William Hill.

Ni uno solo de los analistas que siguen su evolución se decantan por la venta de sus acciones. Al revés, 11 de los 14 que emiten consejo sobre la compañía recomiendan comprar (78,6%), mientras que solo tres se decantan por la prudencia de mantener posiciones (21,4%).

Más conocidas, menos potencial

Otras cuatro cotizadas del sector también gozan de potencial alcista de consenso, aunque más moderados. Se trata de las británicas Flutter Entertainment, Betsson, Entain y 888 Holdings, cuyas marcas de apuestas deportivas gozan de una mayor difusión entre el público español. Un factor que quizá puede hacerlas más atractivas para algunos inversores.

En el caso de Flutter Entertainment, que es la cabecera de Paddy Power y Betfair, el potencial es del 23,3% frente a su actual cotización en la Bolsa de Londres. Un 58,8% de los analistas que siguen su evolución aconseja la compra de sus acciones. Por lo que se refiere a la sueca Betsson, el potencial alcanza el 21% aunque solo cosecha un consejo de compra y dos de mantener.

La cancha alcista para Entain es del 15% desde su actual valoración bursátil. Un 88% de los analistas considera que la firma dueña de marcas como Bwin y Ladbrokes Coral debe ser comprada, el porcentaje más alto en este sentido en todo el sector. Nadie aconseja su venta y el 12% restante se decanta por mantener posiciones sin cambios.

Por lo que se refiere a 888 Holdings, el potencial se reduce al 2% en el parqué londinense. Además, los expertos se muestran mucho menos entusiastas, pues nada menos que diez de la docena de casas de análisis que dan su opinión sobre el valor se decantan por la venta.

Cautela con Codere

Mucha cautela es la que reina también en torno a la española Codere, que en lo que va de año pierde un 63% de su valor de mercado. Inmersa en un profundo proceso de reestructuración y refinanciación de deuda que mantiene en pie de guerra a la familia fundadora, los Martínez Sampedro, tiene prevista su propia exclusión bursátil y el lanzamiento al mercado de su negocio online a través de una SPAC.

El analista de Invertia, Eduardo Bolinches, explica que su gráfica muestra una “clara aceleración de la pauta correctiva tras los máximos del pasado mes de mayo”. En este proceso, ya se ha llevado por delante los soportes de los 0,77 euros y los 0,54 euros por acción.

A su modo de ver, la recuperación de esta última cota “es vital para poder valorar algún tipo de reacción más duradera en el tiempo”. Sin embargo, considera que “lo más probable es que no pueda y haya comenzado una nueva corrección para testear y perder los recientes mínimos de 0,447 euros por acción” muy a pesar de que finalmente este verano hay Juegos Olímpicos.