Banco de Montreal (BMO) se estrena como accionista relevante de Acerinox. Y lo hace pisando fuerte. El grupo financiero canadiense ha declarado un 4,14% de la acerera española, de manera que se ha convertido en el tercer inversor de más peso en el capital de la cotizada, en la que hasta ahora no había tenido posiciones significativas.

Noticias relacionadas

La inversión de BMO en Acerinox rebasó el 3% que obliga a notificar a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado 28 de mayo, sin embargo, no ha sido hasta este miércoles cuando se ha comunicado al supervisor. Este paquete alcanza ahora una valoración de 12,9 millones de euros en función de la actual cotización de la metalúrgica.

El grupo financiero canadiense ha señalado que la participación se reparte a partes iguales entre acciones de la acerera y swaps que otorgan derecho a voto. En concreto, se trata de 5,6 millones de acciones y derivados por el equivalente a otros tantos títulos. No obstante, BMO señala que a su liquidación se prevé la entrega de su inversión en efectivo y no de las acciones.

Tercer accionista

Con su recién estrenada participación, BMO adelanta a varios de los inversores que componen el núcleo duro de accionistas de Acerinox. Son los casos del vehículo Industrial Development Corporation (IDC), dependiente del fondo soberano de Sudáfrica y que declara un 3,041% de la española, y también del empresario Daniel Bravo Andreu, con un 3,002%.

A una distancia aún mayor se sitúa la gestora Millennium Group Management, con un 1,01%.

Mientras tanto, por encima se mantienen Corporación Financiera Alba y Nippon Steel Stainless Steel. Los dos pesos pesados del capital de Acerinox declaran, respectivamente, un 18,96% y un 15,49% de su capital social.

Dividendo en efectivo

Al término del primer trimestre del año, Acerinox registró un beneficio neto de 78 millones de euros. Una cifra que casi multiplica por tres las ganancias obtenidas durante el mismo periodo del ejercicio precedente. Además, la facturación del grupo ascendió a 1.441 millones de euros, un 24% más.

Este mismo jueves, la metalúrgica reparte un dividendo en efectivo por importe de 0,50 euros brutos por acción. Este pago, en el que Banco Sabadell actúa como agente, fue aprobado por la junta general de accionistas del grupo el pasado 15 de abril.