La fiebre de la inversión en energías renovables no deja de sumar temperatura. Las cotizadas del sector en la bolsa española se colocan al frente en la tabla de revalorizaciones un año después del estallido de la pandemia y en las últimas semanas son legión los inversores institucionales que han aprovechado para alterar sus posiciones en el sector.

Noticias relacionadas

A consecuencia del fuerte repunte que muchas compañías del sector acumulan en los últimos meses, el entusiasmo generalizado comienza a dar lugar a una mayor cautela y un cuidado más atento a la casuística de cada una de las empresas. Así, mientras que algunas han visto a sus inversores de referencia aumentar su peso en los últimos días, otras han sufrido el incremento del acecho de los bajistas.

Solaria es un ejemplo claro de cómo este vertiginoso ascenso de precios -se revaloriza un 140% en los últimos 12 meses- genera sentimientos encontrados entre los grandes inversores. El hedge fund Marshall Wace acaba de incrementar sus posiciones cortas en la compañía, mientras que Mirova, una de las firmas asociadas al grupo francés Natixis, acaba de irrumpir como accionista relevante largo con un 3% de sus acciones.

En concreto, el fondo especulativo ha elevado su presión bajista sobre Solaria hasta igualar sus cotas más abultadas en este año de pandemia, en el 0,7% de su capital. Esta posición se suma a la de otros cuatro vehículos de cobertura que suman un 4,65% de la fotovoltaica. Se trata de Helikon Investments (1,57%), Odey Asset Management (1,17%), Citadel Advisors (0,7%) y Alvento Capital Partners (0,51%), que se estrenó en la estrategia hace apenas dos semanas.

Entre los largos, la gestora del grupo Deutsche Bank ha vuelto a rebasar el 3% de su capital social, una cota en torno a la cual se viene moviendo desde hace meses, siempre según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En sentido opuesto, esta es la cota de la que se ha apeado la firma estadounidense Invesco, que ahora declara posiciones por el 2,49% de las acciones de una compañía cuyo plan estratégico suscitó un amplio paso por caja entre muchos oportunistas.

Bajistas y ampliación

En el caso de Audax Renovables, los bajistas engordan su presión en las últimas semanas al punto de que un 5,82% de sus acciones ya obran en posiciones cortas. Dos de los que han incrementado la apuesta en contra de una compañía que suma un 37% en el último año son BNP Paribas y D.E. Shaw & Co, que aglutinan respectivamente un 0,67% y un 1,12% de la cotizada.

A pesar de que varias firmas de inversión comienzan a avisar de que el potencial bursátil del sector empieza a verse reducido mientras los planes de financiación para potenciar el desarrollo de las energías verdes siguen embarrancados, Grenergy todavía escapa del zarpazo de los bajistas.

Al menos nadie declara todavía posiciones por un mínimo del 0,5%, el umbral que el supervisor considera relevante y a partir del que obliga a descubrirse ante el conjunto del mercado.

Lo que sí se ha visto en la compañía ha sido un viaje de ida y vuelta del fondo estadounidense Millennium Group Management. Aunque su peso inversor se limitó a un 1,04%, la fugacidad de su movimiento es un síntoma más de la agitación que vive el sector en los mercados financieros y la agilidad con la que se mueve el dinero en los últimos tiempos. Sirva como ejemplo el hecho de que la propia compañía ha cerrado con éxito una ampliación de capital acelerada reservada a institucionales de 105 millones de euros.

La novata de la bolsa

Hasta la ‘novata’ del sector y de la bolsa española ha sido blanco de rebalanceo de carteras en los últimos días. La murciana Soltec, protagonista del único debut en el parqué nacional en los últimos dos años, acaba de convertirse en destino de inversión para la gestora estadounidense Invesco y para el nórdico Swedbank.

Desde hace solo unos días, declaran respectivamente un 2,46% y un 3% de su capital social. El banco de inversión con sede en Suecia se ha convertido así en su quinto accionista de relevancia cinco meses después de su estreno bursátil. Un periodo en el que la fabricante de seguidores solares ha más que duplicado su precio de cotización. Desde los 4,82euros a los que se colocaron sus acciones a los más de 10 que ahora marcan sus títulos.

Rotación no solo trimestral

Todos estos movimientos se producen en torno al primer salto de trimestre del año, un momento que muchos gestores aprovechan para replantear y recalibrar sus preferencias de inversión. Algo que se produce en medio de "un mercado muy activo que va a deparar muchas sorpresas y en el que vamos a ver movimientos en las próximas semanas", según advertía el director en el área mercantil de la firma Andersen Tax & Legal, Ignacio Blanco, en una reciente conversación con Invertia.

El cambio de discurso va más allá y algunas firmas de inversión han optado en los últimos días por mudarse de una decidida euforia por los valores favorecidos por esta fase del ciclo a una postura más comedida. Si Solaria cerró 2020 como el valor más pujante del Ibex 35 con una revalorización del 247%, en el primer trimestre de 2021 se ha convertido en la peor del selectivo con un retroceso acumulado ligeramente superior al 24%.

Un reciente informe de Bank of America se preguntaba esta semana si "el rally cíclico está llegando a su final" en las bolsas europeas. Y la cuestión procedía de la misma entidad que el mes pasado llamaba la atención sobre la concentración de inversiones procedentes de fondos cotizados (ETF), que viene alimentando el auge de cotizaciones en las renovables europeas.