Las dinámicas del mercado han cambiado con agilidad en los últimos tiempos por la introducción de nuevos activos como las criptomonedas, plataformas como las redes sociales y estrategias como la sostenibilidad. Por todo ello, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Rodrigo Buenaventura, prevé "la mayor reasignación de carteras de inversión de la historia de nuestros mercados".

Noticias relacionadas

En su opinión, este vuelco tiene su epicentro en el auge de la inversión de impacto. Así lo ha subrayado en su intervención inaugural de la sesión conclusiva del Simposio del Observatorio de las Finanzas. Un encuentro organizado por Invertia en su primer aniversario dentro de EL ESPAÑOL, que esta semana ha reunido a los principales actores del sector financiero.

Buenaventura ha destacado que "la imparable transformación que introduce la sostenibilidad obligará a reimprimir los manuales de economía financiera". En lugar de hacer referencia al concepto de rentabilidad-riesgo, el presidente de la CNMV ha apuntado que seguramente tendrán que introducir "el trinomio rentabilidad-riesgo-impacto". Tan convencido de ello se ha mostrado que considera que lo ocurrido hasta la fecha es "solo el inicio" de lo que está por venir.

Fomentar las salidas a bolsa

En este sentido, el primer espada del supervisor español ha defendido la necesidad de "contar con un marco de regulación claro que evite prácticas de fraude o del denominado greenwashing". Además, ha adelantado que la institución mejorará su portal de Finanzas Sostenibles para ofrecer una mayor información y ganar capacidad de interactuación con el mercado.

Ante todos estos cambios, Buenaventura ha señalado que a los tres objetivos que la ley les adjudica -protección de los inversores, transparencia de la información y ordenado funcionamiento de los mercados- se suma el que "los mercados se constituyan como una de las herramientas que impulsen la recuperación económica sostenible y digital". En esta línea, el presidente ya ha avanzado que este año se producirá con seguridad un número récord de debuts en la bolsa española.

En esta tarea de atraer a compañías hacia el parqué como fórmula de financiación, "especialmente pymes", el primer espada del supervisor español ha apuntado hacia la vía de "los vehículos de inversión colectiva", entre los que se colocarían las SPAC a las que la institución se ha mostrado abierta.

Al modo de ver del supervisor, estas herramientas "podrían incentivarse desde la regulación europea" por aportar ventajas como un "análisis profesional" y su contribución a "la profesionalización de su gestión mediante el activismo".

Algoritmos para supervisar

Por lo que se refiere a la irrupción de las nuevas tecnologías, Buenaventura ha apuntado a retos como la robotización, el blockchain y la tokenización, que "están trayendo cambios al mercado, a los supervisores, a las empresas y a los inversores, que ahora requieren de mayor formación". En esta línea, además de las próximas normativas de aplicación europea (MiCA y DORA), ha adelantado que la CNMV prevé contar en breve con "un mayor uso de algoritmos para la supervisión".

No será así para las criptomonedas como el bitcoin, que de momento seguirán fuera del ámbito de actuación de la CNMV más allá de la vigilancia de su publicidad, especialmente cuando se presente como inversión. El presidente de la institución ha aludido a sus recientes advertencias sobre estos activos para después señalar que, a su modo de ver, "es importante actuar con celeridad en su regulación, pero es más importante acertar con ella".

Especulación minorista

Buenaventura ha reconocido que muchos de los que invierten en bitcoin o se suman a movimientos especulativos en bloque son minoristas que están en redes sociales y plataformas a las que "no podremos llegar a través de comunicados oficiales ni discursos". Por ello, ha explicado que si bien el supervisor no puede permanecer ajeno a estas tendencias, "no se puede culpar a las redes sociales de posibles prácticas abusivas".

En este sentido, y en alusión directa a sucesos como el 'caso GameStop' en EEUU, el presidente de la CNMV ha señalado que "la normativa no contempla la infracción de pensamiento". Es decir, que "ninguna conducta que no suponga la introducción de órdenes de mercado supone infracción siempre que la información compartida no sea falsa ni privilegiada".