BBVA diluye de forma drástica su inversión en Telefónica. Desde el 6,96% que declaraba desde hace década y media hasta el 4,84% que la entidad ha comunicado al supervisor este viernes. Una merma de más de dos puntos porcentuales que se consumó en la víspera de que la 'teleco' publicase sus cuentas del ejercicio 2020.

Noticias relacionadas

La dilución es más que significativa porque BBVA no había recortado su inversión en Telefónica desde hace años. Así figura en los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), que se remontan al año 2006. No obstante, este recorte no es fruto de ninguna venta de títulos, sino del efecto dilutivo de los scrip dividend por los que la 'teleco' viene optando en los últimos ejercicios.

En este sentido, según fuentes próximas a la entidad financiera, esta habría elegido el cobro en efectivo en lugar de asumir nuevas acciones de la compañía. Así, la merma relativa de peso se habría ido produciendo con cada uno de los últimos dividendos de la presidida por José María Álvarez-Pallete pero no se habría notificado hasta ahora, que se ha descendido del umbral del 5% del capital.

Un asiento en el consejo

Este es el margen -un 3% y después un 5% y múltiplos- que la CNMV señala para comunicar obligatoriamente cambios en la posición de un inversor de relevancia. Aunque BBVA cuenta con un asiento en el consejo de Telefónica -donde está representado por José María Abril Pérez-, al no tratarse de operaciones de venta tampoco había obligación de notificar otros cambios al supervisor.

Por otra parte, el reglamento del consejo de administración de Telefónica no establece ningún porcentaje mínimo para la designación de consejeros dominicales (accionistas). Además, se contempla que incluso puedan elegirse sin tener la consideración de inversores relevantes.

Así, el formulario remitido este viernes no da muchas más explicaciones del movimiento que la fecha en la que se traspasó esta marca: el 24 de febrero de 2021. También se explica que "Banco Bilbao Vizcaya Argentaria S.A. ostenta un 4,815% directamente en Telefónica S.A., e indirectamente un 0,024% a través de la sociedad BBVA Seguros S.A. de Seguros y Reaseguros".

El documento también recoge que toda la participación se construye mediante acciones de Telefónica, sin ninguna inversión en derivados financieros con derecho de voto. En total, 267,44 millones de acciones de la compañía que alcanzan una valoración conjunta de 944 millones de euros en función de los 3,53 euros por título a los que la cotizada ha cerrado este mes de febrero.

Recorte del dividendo

Un día después, Telefónica dio a conocer un beneficio neto de 1.582 millones de euros acumulados en el ejercicio 2020, un 38,5% más que en el ejercicio precedente. Asimismo, informó de una reducción de sus ingresos globales del 11%, hasta los 43.076 millones de euros en 2020, y una contracción del 25% en su dividendo para este año, hasta los 0,3 euros por acción bajo la modalidad scrip.

Por su parte, BBVA señalaba en su informe anual del ejercicio 2020 que sus inversiones en bolsa le habían provocado un 'agujero' de 1.300 millones de euros. Sin dar cifras concretas, se apuntaba que esta merma en su balance se atribuía, "principalmente, a la cotización de Telefónica". A lo largo del año pasado, la 'teleco' se dejó un 44% de su capitalización bursátil.

Después de CaixaBank

Tras la dilución notificada este viernes, BBVA pasa a ocupar la tercera posición entre los accionistas relevantes de Telefónica desde la primera. Por delante del banco se colocan BlackRock (4,983%) y CaixaBank, que con fecha del 14 de julio del año pasado actualizó su posición también por debajo del 5% a un peso del 4,879% después de haber realizado varias operaciones con acciones y opciones.

Como en el caso del banco de origen barcelonés, la histórica relación entre Telefónica y BBVA no corre peligro. A finales del año pasado, las dos empresas anunciaron un acuerdo para desarrollar el negocio de créditos al consumo en Colombia, mediante la creación de una empresa conjunta (joint venture) en ese país. Para ello constituirán una sociedad financiera, Movistar Money Colombia, controlada a partes iguales y que comercializará créditos a los más de 19 millones de clientes, entre particulares y empresas, que tiene Telefónica en Colombia.