Telefónica ha aumentado su beneficio de manera importante en el año de la Covid. Los datos comunicados a la CNMV a primera hora de este jueves reflejan que la operadora de telecomunicaciones ganó 1.582 millones de euros en 2020, lo que supuso elevar un 38,5% los 1.142 millones que ganó el año anterior.

Noticias relacionadas

En 2019 sus beneficios se redujeron un 65,7% por el impacto de extraordinarios como la salida del perímetro de sus negocios en Centroamérica, correcciones contables en México y Argentina, el cambio registrado por la adopción de la nueva normativa contable NIIF 16 y el Plan de Suspensión de Empleo ejecutado en 2018.

Por su parte, en 2020 el impacto de la Covid ha sido significativo, pero la operadora ha logrado mantener el tipo gracias a su desempeño como servicio esencial durante los confinamientos que se sucedieron en todo el mundo.

De hecho, la compañía experimentó una progresiva mejoría de la actividad comercial y operativa en el último trimestre del año con unos ingresos de 10.909 millones de euros. El grupo elevó su volumen total de accesos hasta los 345,4 millones el año pasado.

En términos operativos, redujo los ingresos globales en un 11% hasta los 43.076 millones de euros en 2020. El impacto de la pandemia en la caída del negocio, tanto en Latinoamérica como en Europa se llevó 5.300 millones de euros.

Resultados operativos

Sin embargo, si se quita el peso de la depreciación de las monedas latinoamericanas, la caída hubiese sido del 3,3% y del 2,4% si solo se incluyen los cuatro mercados estratégicos: España, Brasil, Reino Unido y Alemania. 

Por su parte, el Oibda -medida de la telco para reflejar su marcha operativa- llegó a los 13.498 millones de euros, un 10,7% menos en términos reportados, un 5,7% menos si quitamos el impacto de las depreciaciones y una reducción del 2,7% si se incluye en la contabilización solo los cuatro mercados clave.

Dentro de este contexto, la operadora logró nuevamente reducir su deuda. Al cierre del 31 de diciembre de 2020, Telefónica registró 35.228 millones de euros de pasivo, excluyendo arrendamientos. Una reducción interanual del 6,6% y 1.300 millones menos que los 36.676 con los que cerró el tercer trimestre del año pasado.

Desde mediados de 2016, el presidente de la compañía, José María Álvarez Pallete, ha reducido en 17.000 millones de euros la deuda de la compañía. Del mismo modo, cuando se aprueben todas las operaciones en curso (joint venture en Reino Unido y venta de las torres de Telxius a American Tower) la deuda se recontará en otros 9.000 millones hasta los 26.000 millones.

Por otro lado, la compañía ha anunciado que este año recortarán el dividendo hasta los 0,3 euros después de cuatro años manteniéndolo en 0,4 euros. La compañía ha seguido los consejos de los analistas que pedían recortar la remuneración del accionista para tener más margen de acción en las fuertes inversiones en licencias 5G que se deberán hacer este año.

Operaciones en marcha

La operadora se ahorra unos 500 millones de euros con este movimiento. Esto se suma a la generación de caja de 4.794 millones de euros en el conjunto del ejercicio 2020.

Durante este curso se cerraron operaciones clave para el futuro de su hoja de ruta. A mediados de año y plena pandemia se cerró la integración de los negocios de Telefónica en Reino Unido (O2) con Virgin (Liberty Media), se cerró la compra de los activos de OI en Brasil y a comienzos de este año se vendieron por 7.700 millones de euros las torres móviles a American Tower.

Esta semana se confirmó la venta del 40% de su negocio de fibra en Chile a KKR y negocia realizar una joint venture con el fondo de pensiones canadienses para crear una empresa similar en Brasil. Estas operaciones son las primeras en la que se comienzan a monetizar los activos en Latinoamérica

Respecto de estos resultados, Pallete ha indicado que "en 2020 nos hemos enfrentado a un entorno complicado, marcado por la crisis global de la Covid-19, que nos ha obligado a adaptarnos a unas circunstancias que nadie esperaba. En 2020 se nos ha puesto a prueba. Gracias a nuestro plan estratégico de 2019, que nos posicionaba para el futuro, y a la solidez de nuestro modelo de negocio, hemos conseguido resistir y avanzar, cumpliendo nuestros objetivos".

"Hemos sabido gestionar lo inesperado, la recuperación de los ingresos se ha consolidado en los cuatro principales mercados de la compañía, impulsando una sólida generación de caja que asciende a 4.794 millones de euros y que nos ha permitido recortar nuestra deuda financiera neta en más de 2.500 millones de euros, 17.000 millones menos desde 2016. Telefónica no podía fallar. Telefónica ha dado la talla".