La gestora Rhône Capital ha anunciado este martes con el mercado ya cerrado a negociación la venta de un 9,5% de Fluidra mediante una colocación acelerada que casi tres horas después ha elevado hasta un 10,8%. Una operación que ha llegado solo 52 días después de haber colocado un 6,2% de la compañía española de piscinas aprovechando sus máximos históricos de cotización.

Noticias relacionadas

La operación ha vuelto a encomendarse a los brókeres de Bank of America y Berenberg, según consta en una información privilegiada remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Una vez se complete la desinversión que finalmente abarca 21 millones de acciones, Rhône Capital reducirá su participación en Fluidra al 21,42% de su capital.

A pesar de este nuevo paso por caja, el grupo de inversión mantendrá su posición como primer accionista de referencia de Fluidra. Esta es la posición que maneja desde julio de 2018 a través de la sociedad de inversión luxemburguesa Piscine Luxembourg Holdings 1 Sarl, que hasta este martes acaparaba un 32,219% del capital social de la coitizada española.

Esta venta en bloque es la tercera que se produce en los últimos 20 meses. La primera de esta serie tuvo lugar en junio de 2019, cuando Rhône Capital anunció y cerró una colocación por el 4% del capital social de la empresa catalana especializada en piscinas. En noviembre del año pasado, la colocación -que también engordó su volumen inicial- se cerró con un descuento del 4,2% frente a su cotización bursátil, en los 17,22 euros

Autocartera

Como entonces, aunque no se ha respetado, la gestora ha suscrito un compromiso para no disponer del resto de su participación en la compañía en un periodo de 90 días, "con las excepciones características de una operación de esta naturaleza", según recoge el comunicado remitido a la CNMV. En este sentido, fuentes financieras señalan que se habrían cumplido algunas de estas condiciones para permitir la nueva venta.

Del mismo modo, la propia Fluidra ha anunciado que, si bien "no participará en el proceso de colocación", está dispuesta a asumir la adquisición como autocartera de "hasta 1.467.218 acciones". Este paquete se corresponde con un 0,75% de su propio capital social. Actualmente, Fluidra acumula posiciones por un 0,802% de su accionariado, según consta en los registros del supervisor, actualizados por última vez el pasado 13 de noviembre.

Si bien en la desinversión de junio del año pasado Fluidra sufría el sambenito de ser uno de los peores valores de la bolsa española, la compañía suma en el último ejercicio revalorización a contracorriente del 75% que sitúa su gráfica en máximos históricos.

En una comunicación aparte, la cotizada ha repetido el anuncio de noviembre por el que procedía a "suspender el contrato de liquidez" encomendado a Banco Sabadell. Un programa que tiene por fin la adquisición de títulos propios con "el objetivo de cumplir con las obligaciones previstas en el plan de incentivos basado en acciones para directivos y consejeros ejecutivos del grupo".