Bank of America ha mejorado en dos escalones la valoración de la socimi Merlin Properties hasta poner sobre la compañía dirigida por Ismael Clemente la recomendación de "comprar".

Noticias relacionadas

La entidad financiera coloca a Merlin Properties entre sus favoritas en su último informe sobre el sector inmobiliario europeo. Recuerda que sus acciones tienen un descuento del 40% con respecto al valor de sus activos tangibles netos, el doble del promedio histórico.

De hecho, el informe incluye una recomendación de compra a un precio de 9 euros por acción de la socimi (un aumento del 29% desde los 7 euros de precio objetivo previo), ya que "ahora vemos una oportunidad para volver a calificar y ponernos al día con sus pares después del rendimiento inferior del c.12% frente a pares diversificados de más de 12 millones (Covivio, British Land y LandSec)".

Motivos para creer

El informe de Bank of America apunta tres motivos para mejorar de manera tan ostensible su recomendación sobre Merlin Properties. En primer lugar, su exposición minorista (24% de los alquileres). Segundo, su alta relación de préstamo-valor del 41%. Por último, la concentración de cartera en España.

La entidad apunta que el descuento del 40% sobre el valor de sus activos "se reducirá a medida que mejore la confianza en la capacidad de la empresa para controlar el apalancamiento y la percepción de riesgo de la recuperación económica".

"Si bien la exposición minorista de Merlín ciertamente será un lastre para los rendimientos, creemos que las preocupaciones sobre el balance son injustificadas y no se necesitarán nuevas acciones, incluso en un escenario de dificultades", ahonda el informe.

Además, recuerda que un dividendo fijo este año "debería mantener el apalancamiento bajo control". "Creemos que la dirección propondrá un dividendo por acción en la parte superior del rango guiado de entre 0,25 y 0,35 euros", señala. 

Ligero optimismo

En su informe, Bank of America se muestra "cautelosamente optimista" este año con una preferencia continua por lo residencial e industrial, ya que "creemos que los inversores deben mantenerse posicionados para los altos costes macro de la pandemia y la aceleración de los cambios estructurales en la forma en que compramos, trabajamos y vivimos".

"Creemos que es más probable que las ganancias inmobiliarias se encuentran más cerca del final de la recuperación económica", señala. Además, afirma que la amplia liquidez y las tasas negativas mantienen "el hambre de rendimiento positivo y brindan un fuerte apoyo a los valores de las propiedades".

De este modo, mejora la recomendación de seis acciones del sector (Merlin Properties, Gecina, Land Securities, Hammerson, Shugard y Great Portland) sobre la base de tasas de capitalización de oficinas y bases de valoración más firmes. En cambio, solo rebaja la calificación de una acción (Klépierre) centrada en el comercio minorista. 

BlackRock, en corto

Si Bank of America ha mostrado su confianza en Merlin Properties, en noviembre BlackRock hizo lo contrario. En menos de una semana, la gestora estadounidense engordó un 20% sus posiciones cortas sobre la socimi española, de la que ya controla un 0,61% del capital. 

El incremento de cortos producido el año pasado es el primero desde que la gestora estadounidense desembarcó en Merlin con un 0,51% del capital. Una apuesta que supuso para la socimi el fin de dos años y medio libre de bajistas de relevancia en su capital social.