La bolsa española se queda fuera de los activos favoritos de Tressis para encarar el 2021 de la recuperación económica. El economista jefe de la firma, Daniel Lacalle, ha subrayado que hoy por hoy "los grandes valores del Ibex son mucho más atractivos vía bonos que como acciones". Incluso aunque el índice español ha sido "uno de los más bajistas del mundo" en 2020.

Noticias relacionadas

Lacalle ha destacado que las grandes cotizadas españolas "tienen más capacidad de restaurar su balance que de conseguir rentabilidad de capital" en el contexto actual. Así, en una presentación de prespectivas de inversión celebrada este miércoles, el experto ha señalado que "bancos, empresas de telecomunicaciones, petroleras... todas están haciendo un trabajo admirable a la hora de restaurar su balance pero hay factores como la evolución de las divisas que escapan de su control".

Las previsiones de Tressis para la economía española contemplan una recuperación del PIB del 4,5% para este año. Eso, "con una creación de empleo muy baja", advierte el economista jefe de la firma. Además, anticipa que, "si en marzo no se hace una moratoria de préstamos ICO, habrá una avalancha de quiebras".

Fondos europeos

El experto considera que "las empresas españolas tienen que usar 2021 para recomponer su balance", por lo que prevé que "habrá poca inversión a excepción del sector energético". Este es uno de los puntales de los planes de reconstrucción económica diseñados desde la Unión Europea, pero en Tressis tienen recelos de que estos fondos comunitarios vayan a tener los efectos esperados.

José Miguel Maté, consejero delegado de Tressis, reconoce que la "principal duda" que le ronda es "sobre la aplicación de los fondos en cuanto a la rapidez con que se puedan asignar, pero sobre todo a la capacidad para identificar proyectos adecuados por parte de la administración". Un problema que, según Lacalle, no es exclusivo de España.

El economista ha recordado que "el historial del impacto de los fondos europeos es bajísimo en la economía". Y ha puesto como ejemplo el todavía reciente plan Juncker. Al señalar que "la probabilidad de que se invierta en proyectos que generen rentabilidad económica real es muy baja",  advierte de que "el principal riesgo para 2021 es un exceso de optimismo".

Por lo que toca a este punto, Lacalle señala que "a finales de 2020 se han puesto en cadena una serie de estimaciones de exceso de optimismo en torno a factores que históricamente no tiene un impacto tan grande en la economía, la productividad y el empleo". Sin descartar un posible nuevo cisne negro, este es para el experto el principal riesgo que afronta el 2021 recién comenzado.

Wall Street y Asia

A esta advertencia, Maté suma la importancia de vigilar "si las expectativas de subidas de inflación se traducen en subida de los tipos de los bonos, que nos pueden dar algún susto aunque sea de manera puntual". Del mismo modo, aconseja seguir muy de cerca la evolución de los beneficios corporativos, en los que se han descontado incrementos de hasta el 30% en algunas regiones.

Con este panorama, la estrategia de Tressis en renta variable se focaliza en EEUU y los emergentes, con especial atención a Asia frente a Latinoamérica. En renta fija, el consejero delegado de la firma aconseja ser "muy prudentes" en bonos soberanos y ajustar la posición en títulos corporativos a la forma en la que se vaya produciendo la salida de la crisis de la Covid-19.

Vuelta al dólar

Mientras se mantengan los tipos de interés en mínimos históricos y los bancos centrales sigan desplegando sus herramientas de estímulo monetario, la firma considera que se mantendrá "la pérdida de valor adquisitivo de las monedas fiduciarias", algo que apoyará a activos refugio como el oro, que también desempeña un papel relevante en sus carteras modelo.

Por lo que se refiere al mercado de divisas, Maté considera que "si nos atenemos a los datos de la recuperación, la fortaleza que el euro ha mostrado últimamente no está justificada". En duda también la reciente recuperación de precios en el petróleo, que en su opinión "no debería seguir la tendencia de las últimas semanas, porque hay sobrecapacidad en el mercado".

Potencial tecnológico

Con la recomendación de "ser cautelosos a la hora de colocar carteras en valores procíclicos" y la prudencia de tomar posiciones en activos más refugio como el dólar, el oro y la plata, Lacalle asegura que "los valores de crecimiento no están excesivamente caros mientras sigan teniendo recorrido".

En este sentido, Maté destaca que "debajo de las grandes tecnológicas hay muchos valores tremendamente beneficiados" en negocios como la ciberseguridad, la gestión de datos o todo lo relacionado con firma digital de documentación.