Las principales promotoras y sociedades inmobiliarias españolas perdieron más de 5.200 millones de euros en capitalización bursátil durante 2020, es decir, algo más del 20% de su valor en doce meses principalmente debido al duro impacto de la pandemia.

Noticias relacionadas

El mercado ha reflejado la dicotomía que vive el sector inmobiliario español ante la Covid-19. Mientras la obra nueva resiste los envites con más o menos solvencia, las sociedades más enfocadas al alquiler han sufrido un mayor castigo en el parqué. Así, las caídas en la capitalización de Merlin Properties y Colonial representan el 77% del total.

Las dos mayores socimis del país han reflejado en las presentaciones de resultados trimestrales las depreciaciones de sus activos, las cuales lastraban sus cuentas y beneficios netos. Además, el rejonazo a estas sociedades incluido en los Presupuestos Generales del Estado también ha tenido su efecto negativo en la cotización de las mismas. Cabe recordar que tras el anuncio de la subida tributaria Colonial y Merlin Properties cayeron a mínimos históricos.

De esta manera, las compañías lideradas por Ismael Clemente y Pere Viñolas han visto cómo su capitalización bursátil caía en 2020 algo más de 2.350 millones de euros y casi 1.700 millones de euros, respectivamente. En cuanto a su cotización, ha bajado un 40% en el caso de Merlin Properties y un 29,01% en el de Colonial.

Aunque los grandes números se los llevan Colonial y Merlin Properties por su tamaño, tampoco hay que obviar el castigo a otras importantes compañías inmobiliarias patrias en bolsa como Quabit (-65,35%), Renta Corporación (-34,60%), Lar España (-34,23%) o Metrovacesa (-30,97%).

Aedas y Neinor se salvan

El sector inmobiliario ha perdido 5.200 millones de euros en bolsa el año que acabamos de cerrar. Una cantidad ingente de dinero. Sin embargo, al abrir las orejeras se comprueba que solo IAG ha visto cómo su capitalización caía casi 5.500 millones de euros o BBVA 6.300 millones de euros, aunque a los accionistas de las Merlin Properties, Colonial o Quabit no les alivie mucho.

Dentro de este pozo oscuro que ha sido 2020 para las compañías inmobiliarias cotizadas españolas, hay algo de luz y tiene nombres y apellidos: Aedas Homes y Neinor Homes. Ambas promotoras cerraron el año con tan solo una rebaja en el precio de sus acciones del 1,63% y 0,91%, respectivamente.

La única gran socimi que ha aumentado su capitalización bursátil en 2020 ha sido Vivenio. La sociedad participada por el fondo de pensiones holandés APG y Renta Corporación ha pasado de contabilizar 503 millones de euros a algo más de 706 millones de euros.

En lo que respecta a la capitalización de las promotoras, lógicamente sigue la estela de la cotización y solo se ha visto reducida en 16.788.000 euros en el caso de Aedas Homes y en 7.900.000 euros en el de Neinor Homes.

La promotora dirigida por Borja García-Egotxeaga ha anunciado esta misma semana que en 2020 cumplió dos objetivos marcados: alcanzar los 100 millones de Ebitda (beneficio antes de impuestos) y completar las obras de las más de 1.700 viviendas previstas para entregar en el ejercicio con un mes de antelación.

La que está bajo la dirección de David Martínez también ha anunciado buenas noticias en las últimas fechas. A finales de diciembre de 2020 había vendido el 98% de las viviendas que entregará antes de que cierre su ejercicio fiscal (abril de 2021), lo que permitirá a la promotora reiterar su objetivo de entregar más de 1.900 unidades y cumplir su plan de negocio.

La evolución de las vacunas y la vuelta a las oficinas serán claves a tener en cuenta para ver hasta qué punto recuperan el cariño del mercado las sociedades inmobiliarias dedicadas al alquiler más castigadas durante 2020.