ACS se ha disparado un 25,9% en bolsa este viernes después de haber comunicado que ha recibido una oferta de la francesa Vinci para la compra de su división industrial, incluida la filial Cobra. De momento, se trata de una oferta no vinculante que podría alcanzar los 5.200 millones de euros.

Noticias relacionadas

De esta cifra, según ha explicado ACS, "2.800 millones de euros se pagarían como mínimo en metálico", mientras que el restante "podrá pagarse en acciones de Vinci". No obstante, la posibilidad de un pago íntegro en efectivo sigue encima de la mesa para hacerse con el control, además de las actividades de ingeniería y obras, de las participaciones en ocho concesiones.

El grupo constructor que preside Florentino Pérez ha adelantado que, en datos proforma no auditados, estas actividades han representado en 2019 una cifra de negocios de cerca de 6.300 millones de euros. Así consta en la información privilegiada remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) antes de la apertura bursátil de este viernes.

Energías renovables

La cabecera de los negocios que Vinci quiere incorporar a su cartera es ACS Servicios Comunicaciones y Energía SA. Además, el perímetro de la oferta incluye también proyectos de participación público privada (PPP) principalmente de energía y la
plataforma de desarrollo de nuevos proyectos en el sector de energía renovable.

De momento, la oferta de Vinci "ha sido examinada por el consejo de administración de ACS, que ha decidido continuar las negociaciones", sin que por el momento se haya producido una decisión definitiva. Además, se ha advertido que "el cierre de la operación, queda condicionado a un proceso de revisión (due diligence) que se hará
en los próximos meses".

En el proceso se tendrán también en cuenta las actuaciones necesarias para la segregación de las actividades que no se venderían a Vinci, según ha adelantado ACS. Entre estas, ha señalado la constructora, estarían 15 concesiones y la filial Zero-E, que aglutina el grueso de los negocios en activos renovables que aún conserva el grupo español.

Hasta ahora, ACS nunca había dejado entrever la posibilidad de vender Cobra, que era considerada una de las joyas de la corona del grupo. Este cambio de guion se ha traducido en una fuerte subida que ha llevado su gráfica a máximos de tres meses y salvado la sesión para el Ibex 35. Los 23,42 euros por acción que ha marcado al cierre suponen además máximos intradía.