El Grupo ACS se ha adjudicado la construcción de la nueva terminal del Aeropuerto Internacional de San Diego. Un proyecto que han logrado a través de la joint venture que conforman Turner y Flatiron, y cuya ejecución tendrá un coste de 1.926 millones de euros. 

Noticias relacionadas

El ganador se ha conocido este mismo lunes, y -según ha podido saber Invertia- se adjudica bajo la modalidad de Progressive Design Build. Una fórmula que permite dar presupuestos más precisos y que reducen de forma significativa los riesgos de desviaciones en los costes. 

Hablamos de un proyecto que contempla la ejecución de una nueva terminal con un edificio de más de 11.500 metros cuadrados con 30 puertas de embarque. Reemplazará a la actual terminal, que data de los años 60. 

El proyecto 

La construcción, según el pliego de condiciones, se ejecutará en dos fases para garantizar que el número actual de puertas permanezca disponible durante la construcción. 

Una primera fase está prevista para el primer trimestre de 2025, y para entonces habrá 19 puertas de embarque. La siguiente fase está programada para entrar en funcionamiento en 2027 y tendrá otras 11 puertas adiciones. En total, una vez terminada la nueva terminal, el aeropuerto de San Diego contará con 62 puntos de acceso a las aeronaves. 

Se trata de una terminal que ofrecerá a los pasajeros más asientos en las zonas de embarque, restaurantes y tiendas, así como puntos de control de seguridad adicionales y reforzados. 

Además, el proyecto contempla una serie de características sostenibles y energéticamente eficientes. Se llevarán a cabo también una serie de mejoras en el aeródromo, incluido el rediseño de las calles de rodaje. Esto ayudará a acortar los tiempos de rodaje de las aeronaves y reducirá también las emisiones de efecto invernadero. 

Otras obras

Así mismo, se va a crear un sistema subterráneo de suministro de combustible lo que reducirá la necesidad de que los camiones carguen combustible a las aeronaves lo que provocará menos emisiones y tiempos de respuesta más rápidos en las puertas de embarque. 

El de San Diego es el último proyecto con el que se hace ACS en Estados Unidos, en donde ya cuenta con una amplia cartera de obras. Entre ellos destaca la remodelación de la carretera US 50 en California, de unos 330 millones de euros ejecutador por Flatiron. 

También se encuentra desarrollando la ampliación del aeropuerto de Denver, una joint venture entre Turner y Flatiron por 715 millones de euros.