José Manuel Del Puerto Eduardo Bolinches

El Ibex 35 se ha quedado sin broche de oro para su agosto alcista: 6.969,5 puntos al cierre. El índice limitaba su remontada mensual al 1,3% al sufrir una caída del 2,29% este lunes, su mayor descenso en un mes. El tirón bajista de la banca en las últimas sesiones eliminaba toda posibilidad de regreso a los 7.300 enteros que llegaba a acariciar al ecuador del mes.

Noticias relacionadas

Este lunes en que agosto se despedía, volvía a estar marcado una vez más por la volatilidad y las ventas. De los avances de primera hora, en los que el Ibex 35 apuntaba con decisión a los 7.200 puntos y a su mejor cierre mensual desde septiembre del año pasado, a las pérdidas como farolillo rojo de Europa en la recta final de la sesión. Al final, el mes solo ha sido el mejor desde junio para el índice.

La falta de nuevas medidas de estímulo en el discurso con el que el presidente Pedro Sánchez ha dado el pistoletazo de inicio al nuevo curso político era uno de los argumentos de este paso por caja. El temor a unas cifras de contagios que no paran de crecer y complican la entrada en la 'nueva normalidad' de cara a septiembre hacía el resto en esta sesión sin la referencia de la Bolsa de Londres, cerrada por festivo.

El golpe del 31

Por si fuera poco, los datos macroeconómicos publicados en Europa chocaban con los procedentes de Asia. El último ejemplo estaba en una caída del PIB de Italia del 12,8% en el segundo trimestre del año, muy por debajo de lo esperado, frente a una producción industrial de julio en Japón que crecía un sonoro 8%, sensiblemente por encima de las previsiones de consenso.

El rumbo bajista de Wall Street, donde los inversores sí optaban desde primera hora por las ventas para hacer caja con el repunte acumulado por los índices terminaba de poner la puntilla a las plazas europeas. La gran diferencia reside en que el S&P 500 y el Nasdaq 100 han alcanzado a lo largo de este octavo mes del año nuevos récords para sus gráficas.

Con este panorama, las pérdidas de primera hora se iban agravando conforme avanzaba la sesión. IAG se confirmaba como peor valor de la sesión del lunes, un 6,4% a la baja, pero el protagonismo iba para la banca. BBVA y Banco Santander -por debajo de los 2 euros por título que no se perdían desde 1996- eran los siguientes más castigados con pérdidas del 5,7% y el 5,1%, respectivamente.

Bankia salvaba por poco el euro por acción de descensos del 3,1% y Telefónica cedía un 2,3% hasta los 3,31 euros, en nuevos mínimos de los últimos 24 años.

Solo cinco valores conseguían resistir en verde al cierre. ArcelorMittal, que había llegado a subir más de un 5% a media sesión, se conformaba con subidas del 1,3% al cierre. Un 1% sumaban Grifols y Naturgy, mientras que Red Eléctrica repuntaba un 0,9%.

Muy cerca, un 0,8% al alza, se despedían del mes las acciones de una Siemens Gamesa que este agosto ha presentado una actualización de su plan estratégico.

El euro, más fuerte

Por el mercado de materias primas, el oro luchaba por recuperar los 1.980 dólares por onza después de haber alcanzado récords históricos por encima de los 2.000 dólares a mitad de mes. El petróleo Brent se consolidaba por encima de los 46 dólares por barril, en máximos desde marzo.

En divisas, el euro volvía a avanzar contra el dólar, que seguía digiriendo el anuncio de la nueva política monetaria de la Reserva Federal (Fed). El cambio apunta de nuevo por encima de los 1,195 dólares por euro.

La prima de riesgo caía ligeramente hasta los 79 puntos básicos. El bono español a diez años marcaba tipos del 0,40% frente al -0,39% de los 'bunds' alemanes de referencia en el Viejo Continente.