La crisis del coronavirus ha empujado a muchas compañías a hacer acopio de liquidez para afrontar con más holgura lo que pueda estar por venir en medio de esta incertidumbre. Sin embargo, hay otras que no han tenido necesidad de esta maniobra porque ya tenían sus cajas fuertes bien nutridas. Aquí están las cotizadas con las reservas de efectivo más abultadas de todo el mundo.

Noticias relacionadas

Un reciente estudio de la gestora británica Janus Henderson cifra en 395.000 millones de dólares las reservas de efectivo de las diez compañías del mundo que más dinero atesoran en sus cámaras acorazadas. Esta cifra es nada menos que un 31% más abultada que hace cinco años. Un tiempo en el que algunas han conseguido revalidar su posición en el ranking ejercicio tras ejercicio.

Este es el caso de Alphabet, que en 2014 era la tercera compañía con más reservas de efectivo del mundo y solo un año después escaló a lo más alto de la tabla. Desde entonces, ahí se mantiene con un capital bajo el colchón que asciende a nada menos que 104.000 millones de dólares, una cifra que sería más que suficiente para hacerse a precios de mercado con Inditex e Iberdrola, dos de los valores más capitalizados del Ibex 35.

Asia y EEUU

La segunda compañía en la tabla es la surcoreana Samsung Electronics, con 78.000 millones de dólares en dinero contante y sonante. Después, empatan la estadounidense Microsoft y la asiática China Mobile, con 47.000 millones, según las cifras recopiladas por Janus Henderson. La cifra del empate supone más de lo que actualmente capitaliza un gigante de las finanzas como Banco Santander.

Muy cerca de esta cota se quedan los 44.000 millones que Facebook atesora en la caja fuerte. El grupo de redes sociales capitaneado por Marck Zuckerberg irrumpió en la séptima posición de este ranking hace tres años, con 19.000 millones de dólares. Desde entonces, ha ido engordando sus reservas de efectivo año tras año hasta más que duplicarlas con un incremento total del 131,6% en este periodo.

Energía verde y no tanto

Precisamente, la siguiente del ranking marca ahora 19.000 millones en sus cajas fuertes. Se trata de la compañía danesa de energías renovables Vestas. La cifra es más que llamativa si se tiene en cuenta que la capitalización de las compañía apenas alcanza los 25.000 millones de dólares al cambio desde la corona danesa en la que se negocian sus acciones en la Bolsa de Copenhague, operada por el grupo Nasdaq.

A la renovable le pisa los talones una compañera de sector menos verde y que quizá sea la más desconocida para el inversor español dentro de esta lista. El séptimo puesto es ahora para la compañía rusa de gas Surgutneftegas. En la cámara acorazada de esta energética radicada en la Siberia Occidental, pero cotizada en la Bolsa de Londres, hay 16.000 millones de dólares en efectivo.

Pantallas de negociación sobre valores del índice tecnológico Nasdaq.

El ‘top 10’ de las cotizadas con más reservas de efectivo se completa con tres tecnológicas que suman 40.000 millones de dólares. La japonesa Sony Corporation -cotizada en Tokio y Nueva York- toma la delantera por poco, con 14.000 millones. Después, empatadas, se colocan con 13.000 millones cada una la china Alibaba Group y la taiwanesa Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC), cuyos títulos están admitidos a contratación en las bolsas de Nueva York y Toronto.

Por sectores, las tecnológicas llevan la delantera y con mucho en este ranking. La suma de las reservas en efectivo de Alphabet, Samsung, Microsoft, China Mobile, Facebook, Sony Corporation, Alibaba Group y TSMC se alcanza la suma de 400.000 millones de dólares, según los números recopilados por la gestora británica. Esta cifra se queda a solo un 35% de lo que actualmente capitaliza todo el Ibex 35 aplicando el pertinente cambio a la divisa americana.

Ventaja tecnológica

Tal cantidad de dinero en la hucha se convierte en un tesoro doblemente valioso en esta crisis del coronavirus. Además de la holgura financiera que estas reservas permiten en estos tiempos de incertidumbre, porque suponen todo un reclamo para el inversor en tiempos en los que el endeudamiento se desboca por la emisión de deuda que motivan los ínfimos tipos de interés de los bancos centrales de las economías desarrolladas.

En este sentido, varios gestores señalan que estas reservas son otro argumento a favor de su apuesta por el sector tecnológico más allá de las previsiones de un crecimiento exponencial de sus negocios.

Y es que no se trata solo de liquidez en el término más amplio de la palabra, donde se incluyen derechos financieros, reservas de otros activos fácilmente liquidables o depósitos bancarios. Se trata de reservas de efectivo contante y sonante dispuestas a entrar en acción con solo girar la palanca de las cajas fuertes en donde se depositan.