Wall Street arranca la semana con el mismo o mayor ánimo alcista con el que terminó la anterior. La Bolsa de Nueva York ha vuelto a operar tras el puente por el Día de la Independencia con un decidido impulso comprador. A pesar de que Goldman Sachs ha empeorado sus previsiones macroeconómicas para EEUU, los índices siguen apuntándose un nuevo máximo tras otro.

Noticias relacionadas

Wall Street no parece atender al hecho de que los focos de contagio se multipliquen por todo el mundo y marquen máximos en varios territorios de EEUU. La confianza en que, aunque no habrá una rápida recuperación económica, lo peor sí que podría haber pasado incluso a pesar de algún nuevo confinamiento, tiran al alza de los índices.

En este contexto, el verde se ha impuesto en la meca de las finanzas. El Dow Jones se ha anotado un 1,8% de incremento hasta los 26.287 puntos. El S&P 500 , por su parte ha cerrado en 3.179 puntos tras subir un 1,7%. El Nasdaq sigue imparable y ya ha consolidado los 10.604 enteros, en nuevos máximos históricos para el índice tecnológico por antonomasia.

Un lunes en el que los inversores han preferido pensar en un mejor futuro para la economía que dejarse guiar por las previsiones de Goldman Sachs, cuyo equipo de economistas liderado por Jan Hatzius considera ahora que EEUU se contraerá un 4,6% en 2020. Eso supone cuatro décimas más de lo que hasta ahora marcaba. No obstante, se reitera en que el año que viene la economía remontará un 5,8%.

El impulso definitivo ha llegado por los índices PMI de servicios (47,9 puntos) y el ISM no manufacturero (66 puntos) de junio. El segundo entra con fuerza en terreno expansivo, lo que sostiene el optimismo de los inversores.

Buffett y anticuerpos

En lo que se refiere a avances médicos frente al coronavirus, la protagonista del lunes es Regeneron Pharmaceuticals, que ha anunciado el comienzo de su ensayo de Fase 3 con una combinación de anticuerpos con el objetivo de bloquear la infección por Covid-19. Las acciones de la farmacéutica suben un 1%. Este mismo domingo, se informaba de 49.000 nuevos contagios en EEUU.

La gasista Dominion Energy (-4%) se coloca en el foco de la sesión una vez que se ha conocido que Warren Buffett ha cerrado su primera operación en la era del Covid-19 con esta compañía. El conocido como ‘Oráculo de Omaha’ ha pactado la compra de activos gasistas por 9.700 millones de dólares, una partida que incluye el pago de 4.000 millones dólares y la asunción de 5.700 millones de dólares de deuda. El vehículo inversor del magnate, Berkshire Hathaway, contaba en mayo con liquidez por 137.000 millones de dólares para salir de compras y ahora sube un 2%.

El motor, en el foco

En el capítulo de las innovaciones tecnológicas, Ford reclama su terreno y avanza un 2%. La automovilística ha anunciado este lunes que está implementando una tecnología por la que, a partir de datos de ubicación en vivo, sus vehículos se cambiarán automáticamente al modo de conducción eléctrica siempre que entren en áreas predefinidas como zonas de congestión y de bajas emisiones.

Todavía dentro del sector motor, Tesla sube un 7% hasta nuevos máximos históricos en los 1.294 dólares por título gracias al espaldarazo recibido por los analistas de JP Morgan. Han elevado su precio objetivo hasta los 295 dólares por acción. Aunque la cota está un 76% por debajo de su actual cotización, el aplauso se produce ante el hecho de que hasta los más bajistas con la fabricante de coches eléctricos hayan mejorado su opinión en 20 dólares tras los últimos datos de entrega.

Además, Uber Technologies sube un 4% tras conocerse que ha acordado la compra de la plataforma de envío de comida a domicilio Postmates por 2.650 millones de dólares en acciones, según han publicado medios como Bloomberg y The New York Times este fin de semana. La compañía se integrará dentro de Uber Eats.