Tesla suma un nuevo récord a su palmarés. La compañía fundada por Elon Musk se convierte este miércoles en la compañía automovilística más valiosa en bolsa de todo el mundo gracias a sus nuevos máximos históricos. Con alzas de más del 8%, la estadounidense rebasa por primera vez los 1.000 dólares por acción. 

Noticias relacionadas

En máximos intradía, Tesla alcanza los 1.018 dólares por acción a consecuencia del aluvión de órdenes automáticas de compra que se han desatado tras la superación de la cota de los 1.000 'billetes verdes' por cada una de sus acciones. Esto se traduce en una capitalización de 185.000 millones de dólares.

Con esta cota, la estadounidense consigue arrebatar el trono del sector que hasta la fecha había defendido la japonesa Toyota, cuyo último cierre en la Bolsa de Tokio deja su capitalización ligeramente por debajo de los 179.000 millones de dólares, al cambio desde el yen nipón en el que se negocian sus títulos.

Reventón de los bajistas

Este rally, confirmado después de la publicación de sus cuentas trimestrales, está destrozando las apuestas bajistas que se habían multiplicado en su accionariado. Sin embargo, el mercado aún sigue siendo reacio, puesto que el precio objetivo de consenso se mantiene en los 635,5 dólares, lo que implica un potencial bajista de casi el 40% desde los niveles alcanzados este martes.

Al reciente empujón que están disfrutando los accionistas de Tesla ha contribuido la recuperación de las ventas en China, uno de los mercados clave en el desarrollo del coche eléctrico que había sido penalizado por las medidas de confinamiento frente al coronavirus. En este sentido, la gigafactoría del grupo estadounidense en Shanghái tuvo que afrontar serias restricciones semanas atrás.

Más adelantamientos

El récord de cotización de hoy se suma al que Tesla ya consiguió a mediados de marzo, cuando logró arrebatar a Boeing el cetro de compañía industrial cotizada más valiosa de EEUU. Actualmente, el grupo aeronáutico, golpeado por la escasez de demanda de nuevas aeronaves que ha impuesto la crisis sectorial de la aerolíneas, se traduce en una capitalización de 'solo' 122.000 millones de dólares.