Wall Street sucumbió en aguantar la remontada. El incremento en el número de contagios por coronavirus en varios países del mundo hizo que los inversores cerraran tres jornadas al alza.

Noticias relacionadas

El Dow Jones cayó un 0,65% hasta los 26.119 puntos, el S&P 500 subió un 

China ha cancelado todos los vuelos desde y hacia Pekín y las hospitalizaciones en Texas, Nevada y Florida están en máximos, lo que llevó a los inversores a divorciarse de los nuevos estímulos de gasto que estaría ultimando la Casa Blanca para extender las ganancias.

La referencia más destacada ha sido la de los permisos de construcción de mayo, que a pesar de mejorar los datos del mes pasado han sido menos de los que aguardaba el consenso de economistas: 1,22 millones frente a 1,23 millones. Muy cerca, en cualquier caso. El fiasco ha sido mayor en la cifra de inicio de nuevas viviendas, pues se ha quedado en 970.000 frente a los 1,09 millones que aguardaba el mercado.

Y todo ello sin olvidar que este miércoles el presidente de la Reserva Federal de EEUU (Fed), Jerome Powell, comparecerá ante el Comité de Servicios Financieros del Congreso. Aunque la intervención es a puerta cerrada, se espera que siga el tono que ayer mantuvo en su discurso ante la Comisión Bancaria del Senado, donde mostró un tono mucho más cauto que cuando hace unas semanas anunció un desplome del PIB del país del 6,5%.

Revisión de previsiones

En el ámbito corporativo, US Steel Corp se coloca en el candelero después de haber publicado pérdidas ajustadas de 3,06 dólares por acción, frente a los 1,73 dólares que preveían los analistas de FactSet. La compañía encajó los números rojos con caídas de más del 2% después de haber señalado que muchas operaciones de fabricación de acero han estado inactivas durante el trimestre.

El anuncio de previsiones de desescalada en Southwest Airlines deja su gráfica plana. Con la recuperación de algunas rutas, la compañía aérea espera amortiguar la caída de ingresos hasta el entorno del 70%-75% frente al 85% que contemplaba hace unas semanas. En este sentido, la compañía prevé que su capacidad merme un 50% en junio, cinco puntos porcentuales menos de lo que venía barajando.

Mucho mejor efecto tiene la revisión de cifras de Tempur Sealy. El fabricante de colchones ha anunciado una fuerte recuperación de la demanda en el mes de mayo, que se tradujo en alzas del 6% para su cotización.