El repunte en el número de contagios por coronavirus en EEUU y China hizo temblar una jornada más a los mercados. El temor a que el desgaste económico generado por la epidemia sea más profundo del que se ha venido descontando, ha generado gran volatilidad en los mercados. Los índices de Wall Street volvieron a teñirse de rojo este lunes, aunque lograron cerrar en positivo hacia el final de la sesión.

Noticias relacionadas

Aunque el número de nuevos casos de Covid-19 crece en varias regiones de EEUU, y las protestas violentas antipoliciales vuelven a coger fuerza, el foco de este arranque semanal vuelve a desplazarse hacia China. El país origen de la epidemia ha decretado el confinamiento de varias zonas de la capital, Pekín, tras haber detectado un fuerte repunte de casos vinculado con, al menos, dos de los grandes mercados de abastos de la ciudad.

Con este telón de fondo, el Dow Jones subió un 0,62% hasta comprometer los 25.763 puntos. El S&P 500 ganó un 0,87% logrando aguantar los 3.000 puntos. El Nasdaq consiguió darse la vuelta y ganó un 1,17% hasta los 9.776 puntos.

Por el terreno macroeconómico, las referencias llegaban también de China. El índice de producción industrial tan solo ha remontado un 4,4% en mayo, cuando el consenso de economistas aguardaba un rebote del 5%. Mientras, las ventas minoristas caen un 2,8% en el mismo mes, para el que no se esperaba una contracción superior al 2%.

El dato amable veía la luz en EEUU. El índice manufacturero Empire State de junio ha subido desde los -48,5 hasta los -0,2 puntos, todo un salto que ha contribuido a amortiguar las caídas de primera hora en Wall Street. Y no solo eso, sino también en las plazas europeas.

Mascarillas, aspiradoras y aviones

Una de las protagonistas de la sesión es 3M, que a pesar de su vuelco en el negocio de las mascarillas y otros productos de higiene sanitaria, ha anunciado una caída de ventas del 20% en mayo. La multinacional, que rebotó un 1,9% en Wall Street, ha atribuido este descenso, aún en cifras provisionales, al impacto de la epidemia y un menor número de días laborales en comparación con el mismo mes del año pasado.

Mejor le ha ido en este tiempo a iRobot, la empresa fabricante del robot aspirador Roomba. Debido al repunte de ventas que ha experimentado durante el confinamiento, ha revisado al alza sus previsiones de ingresos y beneficios del segundo trimestre, para el que ahora esperan una facturación de hasta 270 millones de dólares. Anteriormente, el pronóstico era de menos de 193 millones, por debajo de lo conseguido en el mismo periodo del ejercicio anterior. El resultado no fue otro que alzas del 9,5% para sus acciones.

Peor rumbo es el que tomaron las acciones de United Airlines, un 2,27% a la baja, después de haber anunciado una ampliación de capital por hasta 28 millones de títulos de nueva emisión que tiene el objetivo de reforzar la dañada salud financiera de la aerolínea. En la operación participarán Citigroup, Bank of America, y JP Morgan, según ha explicado la cotizada.