Las compras vuelven a llevar la voz cantante en Wall Street. Los inversores se muestran optimistas por los progresos en la reapertura de las economías y, especialmente, por el golpe de efecto de la Comisión Europea para sacar adelante el plan de reconstrucción para el Viejo Continente. Las expectativas de que el plan pueda ayudar a una recuperación más ágil de lo previsto al otro lado del Atlántico apuntalan la remontada.

Noticias relacionadas

La gran noticia de la sesión la ha traído la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, que ha propuesto la creación de un fondo de reconstrucción de 750.000 millones de euros basado en la emisión de deuda a gran escala por parte de la UE, de los cuales la mayoría (500.000 millones) se harían llegar a los países más golpeados por la epidemia a fondo perdido, a modo de transferencias.

Aunque la negociación hasta que el plan se concrete será larga, la luz comienza a verse al final del túnel y tira al alza de los índices neoyorquinos. El Dow Jones sube un 2,25% y supera los 25.2548 puntos. El S&P 500 gana un 1,48% y consigue los 3.036 puntos. El tecnológico Nasdaq ha dado la vuelta durante la sesión y ha cerrado con avances del 0,77% en los 9.412 puntos a consecuencia del paso por caja al que algunos inversores proceden en sus pesos pesados por considerar que su negocio podría mermar ahora que la desescalda avanza con paso firme.

Los inversores han pasado por alto las advertencias del Libro Beige de la Reserva Federal de EEUU (Fed), en el que asegura que a las empresas les está costando retomar la actividad. Entre los motivos están los problemas sanitarios, pero también la necesidad de compaginar la vida familiar y el cuidado de los hijos tras el cierre de colegios. 

En este sentido, el presidente de la institución, Jerome Powell, ha mostrado en repetidas ocasiones un tono cauto con el devenir de la recuperación económica pero siempre se ha mostrado a disposición de usar cualquier herramienta a su alcance para paliar los peores efectos de la recesión.

Este miércoles se ha conocido también que los legisladores estadounidenses están avanzando con la normativa que requeriría que todas las compañías que cotizan en las bolsas de valores de EEUU se sometan a auditorías revisables por la Junta de Supervisión de Contabilidad de Empresas Cotizadas. Un movimiento que limitaría la posibilidad de que compañías chinas cotizasen en Wall Street y que llega después del escándalo de Luckin Coffee.

Twitter señala a Trump

Una de las compañías en el foco de este miércoles es Twitter, aunque por circunstancias que poco tienen que ver con su negocio. Las acciones de la compañía caen un 3% después de haber marcado como posiblemente engañoso un mensaje en la red social del presidente Donald Trump. En él aconsejaba a la población estadounidense a no recurrir al voto por correo para evitar un posible 'pucherazo'.

En el plano tecnológico, Apple recupera el trono como compañía más valiosa del sector en Wall Street, un puesto que hace tres meses había conseguido recuperar Microsoft. El ligero avance del 0,44% que se apunta la cotizada de la manzana mordida es suficiente para llegar a 1,37 billones de dólares de capitalización.

El golpe del coronavirus se sigue dejando notar en Boeing, donde la dirección estaría preparando una nueva ronda de recorte de plantilla para adecuarse a la drástica caída de demanda de aeronaves que ha impuesto la epidemia y la limitación de viajes. Según prensa especializada referida por Market Watch, cerca de 1.300 trabajadores ya habrían presentado su candidatura para un programa de bajas voluntarias.