La incertidumbre fue la reina un día más en Wall Street. Los inversores se debatieron entre el temor a unos datos macroeconómicos poco amables tanto en China como en EEUU o el entusiasmo por la decisión de Pekín de eliminar aranceles a varios productos 'made in USA'. Dudas entre decantarse por las compras o insistir en los rebotes en la Bolsa de Nueva York.

Noticias relacionadas

La disposición de Pekín para evitar una nueva escalada en la guerra comercial con EEUU en plena pandemia del coronavirus es el punto de anclaje a las alzas de los índices neoyorquinos. En este sentido, China ha anunciado que 79 productos estadounidenses estarán exentos de aranceles durante un año para empezar con las importaciones acordadas en el acuerdo Fase Uno con Washington.

El rebote al que apuntaban los futuros perdió fuerza conforme nuevos datos macro daban a conocer nuevas referencias macroeconómicas. El Dow Jones finalmente cayó un 1,9% hasta los 23.764 puntos. El Nasdaq cayó un 2,1% hasta los 9.002 puntos. y el S&P 500 cayó hasta los 2.869 puntos, un 2,06% menos.

El dato que más pesa en el ánimo de los inversores es el de inflación del mes de abril. El IPC estadounidense sufre su mayor contracción desde el año 2008, en tasa subyacente cae un 0,4% con respecto al mes pasado. En tasa interanual, solo se produce un repunte del 0,3% frente al 1,5% del año pasado y del 0,4% que preveían los expertos.

Algo más amable es el dato de confianza de las pymes, que aguanta los 90,9 puntos. Este número se queda sensiblemente por encima de los 84,8 puntos que aguardaba el consenso de economistas.

PNC Financial se va de BlackRock

Uno de los focos de la sesión está en la gestora BlackRock después de que su principal accionista haya anunciado la intención de vender un 22,4% de su capital social, un paquete valorado en unos 17.200 millones de dólares. PNC Financial Services pondría así fin a una inversión que mantiene desde 1995, pues solo conservará en cartera 500.000 acciones que prevé traspasar a la Fundación PNC. La gestora ha acordado recomprar acciones propias por 1.100 millones de dólares.

Los inversores vigilan también muy de cerca a Tesla después de que su fundador, Elon Musk, haya decidido reactivar la producción de su planta de Fremont, en California, saltándose las medidas locales de confinamiento para evitar la expansión del coronavirus. El empresario ha anunciado a través de redes sociales que “si alguien es arrestado, pido que solo sea yo”.

Quiebras en el aire

El sector de las aerolíneas vuelve a estar estrechamente vigilado por los inversores después de que el consejero delegado de Boeing, David Calhoun, haya anunciado en un matinal de la cadena NBC que "probablemente" un operador importante del sector quebrará este año a consecuencia de la crisis del coronavirus. El directivo también señaló que las aerolíneas no recuperarán "ni siquiera un 25% de su negocio en otoño". Para final de año, explica, "quizá se acercarán al 50%".

Un 6,7% caen las acciones de ArcelorMittal en Wall Street después de conocerse que ya tiene precio para su ampliación de capital. La acerera ha anunciado que sus nuevas acciones se colocarán a un precio unitario de 9,27 dólares o de 8,57 euros, una cota que implica un descuento del 16,6% respecto a los 10,27 euros que la compañía marcaba al cierre del viernes, antes de anunciar la operación este lunes.