Las grandes fortunas españolas han tomado caminos muy diversos para gestionar su patrimonio durante las fuertes caídas de los mercados financieros en el primer trimestre del año. A través de sus sicavs, empresarios de la talla de Alicia Koplowitz, Juan Abelló o los March han sido los más 'arriesgados' al aprovechar las caídas para incrementar el peso de la bolsa en sus carteras, frente a otros vehículos que han preferido disparar su liquidez a la espera de mejores oportunidades. 

Noticias relacionadas

En plena crisis bursátil por el coronavirus, que provocó el peor trimestre en la historia del Ibex 35 con caídas superiores al 30%, sorprende la apuesta bursátil de algunos de estos vehículos con los que los 'ricos' gestionan su patrimonio. Entre ellos, Alicia Koplowitz ha sido una de las más activas poniendo a trabajar su liquidez, que a cierre de 2019 rondaba niveles del 20% y ahora se sitúa en el 11%. 

Su sicav Morinvest perdió más de un 10% en el periodo analizado, casi duplicando el peso de la bolsa española en cartera al pasar del 2,93% al 4,3% actual, con una inversión de 19,6 millones de euros. Su movimiento más destacado ha sido la entrada en Cellnex, con una inversión de más de un millón de euros, y en la cotizada del MAB Proeduca Altus. 

Juan Abelló y los March

La situación fue más compleja por rentabilidad para el empresario Juan Abelló, que en los últimos trimestres ha destacado frente al resto por la buena evolución de su sicav. Esta vez, el vehículo Arbarín cerró el periodo con abultadas caídas del 20%. Pero el desplome de los mercados no han 'asustado' al empresario, que ha aumentado el peso de la bolsa española desde el 15,7% al 19% actual.

De hecho, su posición en liquidez ha caído drásticamente desde el 11% hasta el 7% actual, según los datos remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Durante el trimestre, los gestores de la sicav de Abelló vendieron todas sus posiciones en Metrovacesa, Prosegur y Neinor Homes, que hasta ahora había sido su valor 'fetiche' en cartera. Por el contrario, el empresario ha entrado en Inditex con una inversión de 1,4 millones de euros.

Otros movimientos destacados han sido el incremento del peso de valores farmacéuticos como Rovi o Grifols, mientras que baja su inversión en Vidrala y Meliá Hotels. 

El gigante de las sicavs

Por su parte, la familia March puede presumir de haber limitado al máximo las pérdidas de su sicav Torrenova, un vehículo histórico que ha perdido el nivel de los 1.000 millones de euros de patrimonio gestionado, aunque se mantiene como la mayor sicav del mercado por este concepto. De enero a marzo, registró pérdidas del 7%, con un perfil conservador que el grupo mantiene desde su lanzamiento. 

Precisamente por eso sorprende que en plena crisis los gestores de March AM también hayan decidido utilizar parte de su liquidez para reforzar su apuesta en activos de mayor riesgo.

En concreto, el nivel de tesorería pasa del 5,8% al 4,2% en el periodo, mientras que la renta variable nacional ya supone un 0,84% de su cartera (con una inversión de 3,3 millones de euros).

La cifra es baja respecto a otros vehículos, pero duplica el 0,31% que suponía a cierre de 2019. Su entrada en REE con una inversión de 4,59 millones de euros (un 0,48% de la cartera) explica esta subida, pasando a ser su principal apuesta en la bolsa española por delante de Repsol, en la que también han incrementado ligeramente su posición.  

Pese a las dramáticas perspectivas sobre el crecimiento, los gestores de Torrenova sí consideran que existe "un buen argumento en favor de los mercados de acciones en un horizonte de dos años", por lo que aconsejan "no abandonarse a posiciones catastrofistas". 

Más allá de la bolsa española, los March también han subido ligeramente el peso en renta variable internacional, que ya ocupa el 17,5% de su cartera, renovando su apuesta por valores de perfil tecnológico con la entrada en Amazon, Paypal o Ericson, además de otras nuevas inversiones como en Berkshire Hathaway, el brazo inversor de Warren Buffett. 

Los más conservadores

Otros empresarios que se han mostrado más cautos en el primer trimestre. Es el caso de Sandra Ortega, cuya sicav Soandres fue una de las que 'mejor' comportamiento registró en el periodo, con caídas del 6%. 

Eso sí. El vehículo disparó sus niveles de liquidez al 20%, desde el 7,38% que mantenía a cierre de 2019. Su estrategia ha mantenido el ritmo conservador de los últimos años, con un 67,4% del patrimonio invertido en renta fija y liquidez, un 9,27% en alternativos líquidos y un 23,47% en renta variable global. 

Del mismo modo, la familia Del Pino ha seguido una estrategia de atesorar liquidez para futuras oportunidades. Los gestores de su sicav Allocation, que cerró el trimestre con pérdidas del 11%, han elevado la liquidez en cartera del 3,02% al 16% actual. En bolsa española mantienen 2,6 millones de euros, un 0,7% del patrimonio y casi la mitad de los 4,30 millones que declaraban a cierre de 2019. La familia de empresarios también ha recortado el peso de la bolsa internacional del 14% al 11,5%. 

En el parqué nacional, MásMóvil se mantiene como la principal posición en cartera de la sicav de los Del Pino, con una inversión de 1,38 millones de euros que suponen un 0,38% sobre el total invertido, frente al 0,48% de hace tres meses. Los gestores también han reducido su exposición a Atresmedia y a Banco Santander, limitando al máximo su inversión en Global Dominion, que apenas supone ya un 0,02% del patrimonio total del vehículo.