El gestor ‘value’ más reconocido del mercado español ha vivido un primer trimestre agitado. Y quizá podría haber perdido una oportunidad de oro. Francisco García Paramés ha deshecho toda su inversión en Gilead Sciences, la farmacéutica estadounidense que parece ir ganando ventaja en la tarea de encontrar una cura frente al coronavirus.

Noticias relacionadas

La venta es una más en la lista de 14 desinversiones que los cuatro fondos de renta variable del catálogo de Cobas AM, la gestora fundada por Paramés en 2016, han realizado en los tres primeros meses del año. Sin embargo, podría convertirse en la más dolorosa. Con independencia del momento exacto en el que se haya producido la venta de Gilead, la farmacéutica se ha apuntado una subida del 10% en abril.

Paramés ya no ha llegado a probar este repunte motivado por los progresivos avances de su fármaco remdesivir como posible tratamiento frente al Covid-19. Es más, el gestor explica en el informe trimestral del fondo Cobas Grandes Compañías remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que procedió a la venta porque la compañía “ya hizo su trabajo defensivo frente al mercado”. Y el gallego lo explica: ha sido la que “mayor contribución positiva” ha tenido en el vehículo en el primer trimestre, si bien esta se ha reducido a un raquítico 0,2% en el periodo.

El Cobas Grandes Compañías se caracteriza por tener una exposición de, al menos, un 70% a empresas internacionales con una capitalización mínima de 4.000 millones de euros. La documentación remitida por Cobas AM al supervisor señalan una última posición de 396.000 euros en la farmacéutica, un 1,91% del que era su patrimonio al cierre de 2019. Un participación sensiblemente inferior al 2,45% de la cartera que acumulaba en pleno estreno de este fondo.

Se da el caso, además, de que en este fondo solo se han producido dos salidas inversoras más frente al trimestre mucho más agitado que ha vivido el resto del catálogo de Cobas AM. La ‘teleco’ francesa Iliad y la naviera estadounidense de buques petroleros International Seaways han sido las otras. Estas dos retiradas han dejado paso a la incorporación del holding hongkonés CK Hutchison y la petrolera española Repsol.

Doble dirección para Repsol

La incorporación de la presidida por Antonio Brufau a la cesta del fondo de grandes cotizadas internacionales es llamativa, puesto que la compañía ha perdido su plaza en la cartera del Cobas Iberia, el fondo de la gestora especializado en los mercados de España y Portugal. Sin mayor explicación en la comunicación remitida a la CNMV, desaparece una posición que abarcaba un 1,23% de su patrimonio entre acciones y derechos.

En el vehículo ibérico de Paramés también pierden su plaza ArcelorMittal, Acerinox, CaixaBank, Indra y la portuguesa Sonae Industria. A cambio, han entrado la automovilística Cie Automotive, la inmobiliaria Lar España y el grupo de medios Prisa. El gallego ya tenía otras posiciones en los sectores que representan estas tres cotizadas: Gestamp en motor; Aedas Homes, Insur, Quabit y Metrovacesa en el ladrillo, así como Vocento en comunicación.

Desconfianza en la banca

La retirada del banco catalán sí que tiene explicación en la documentación remitida por Paramés y su equipo a la CNMV. “Hemos realizado ventas en algunos negocios donde el futuro se ha ensombrecido significativamente, como es el sector bancario”, comenta antes de especificar que lo cosechado con estos pasos por caja se ha invertido “en valores que han sufrido caídas similares, pero donde vemos una evolución futura más clara y un riesgo más diversificado en otros países”.

Por lo que respecta al Cobas Selección, conformado por las compañías en las que más convicción tiene Paramés, dos españolas se convierten en protagonistas. Entra Sacyr, con un peso del 0,41% y pierde su puesto Unicaja, que el trimestre pasado aglutinaba un testimonial 0,04% de su patrimonio.

Se da la circunstancia de que el banco andaluz sigue formando parte de la cartera del fondo ibérico, donde representa un 2,07% del patrimonio, mientras que la constructora ha aligerado su peso en este vehículo, donde aún aglutina un 3,55%.

En el Cobas Internacional, que cuenta con una exposición del 80% a valores de mercados externos a la Península Ibérica, se han producido un total de seis salidas y dos entradas, movimientos que se han replicado también en el Selección. Las que pasan a formar parte de su cartera son la estadounidense Affiliated Managers Group y la francesa Fnac Darty. Ya no se ganan la confianza del apodado ‘Warren Buffett español’ las acciones de Owens-Illinois, Amorepacific Group, Kongsberg, Catcher Technology, CIR y Euronav.

Golpe al 'value'

Entre todo este bamboleo de carteras, Paramés comenta que “algunos se preguntan por qué esta crisis ha afectado tanto a nuestras cotizaciones cuando los negocios no se ven afectados”. Y reconoce: “No tenemos respuesta para esa pregunta”.

El gestor lamenta que “el mercado en momentos de crisis extrema su irracionalidad y es difícil sustraerse a ella”. Después, añade que “nos podemos quejar de lo injusto de la situación, pero únicamente con paciencia se acaban ajustando las valoraciones”.

Toda una declaración de intenciones para unos partícipes que han sufrido caídas de entre el 42,5% y el 22,6% en el primer trimestre del año. Un tiempo en el que, sin embargo, Paramés ha logrado ganarse la fidelidad de sus seguidores.