Gilead Sciences asegura que tiene buenas noticias en torno a su medicamento contra el coronavirus. Al parecer, algunas pruebas hechas con pacientes graves están curándose en menos de una semana. 

Noticias relacionadas

Sin duda, una noticia esperanzadora, si bien es demasiado pronto para cantar victoria. No existe una comparativa con un grupo de control y la muestra es demasiado pequeña y corta en el tiempo al tratarse de un uso experimental al margen de los procesos de aprobación.

De hecho, en España también se está usando este fármaco antiviral para tratar pacientes de coronavirus en ocho hospitales: La Paz, Alcalá de Henares, Ramón y Cajal y 12 de Octubre, en Madrid; el Clínic y el Vall d’Hebrón, en Cataluña; el Hospital de Cruces, en País Vasco, y el Carlos Haya, en Andalucía sin que haya transcendido ningún tipo de información sobre su rápida efectividad. 

Subida de las acciones

Pero sin duda, la noticia gustó mucho a los mercados y los futuros estadounidenses subieron de manera inmediata en el mercado electrónico Globex mientras que en el afterhours las acciones de la biotecnológica subieron un 16,41% adicional a la subida del 2,56% de la sesión bursátil. 

Hay casi 1,5 millones de casos activos en el mundo y de ellos casi 600.000 en Estados Unidos. Puede pensarse que de demostrarse la eficacia de este fármaco se podría acelerar la reapertura de la economía en el país e incluso en Europa.

Esa idea tiene un serio problema: no habría suficiente medicamento para poder tratar a los afectados que se generasen ya que la empresa ha anunciado que va a multiplicar por 30 su capacidad productiva y dispondrá de un millón de tratamientos para final de año, lo que evidencia su baja capacidad actual.

¿Compramos acciones de Gilead Sciences?

La cotización de sus acciones no se ha visto afectada por la pandemia del coronavirus. De hecho, la pauta de mínimos crecientes de los últimos meses está intacta tal y como podemos ver en el siguiente gráfico. 

Evolución de las acciones de GILD Eduardo Bolinches

Solo por este hecho ya es válida la compra. Sin embargo, el problema es que no va a abrir la cotización a los precios de ayer sino que lo hará en torno a los recientes máximos. Así que habrá que ver qué es lo que ocurre en los primeros minutos de contratación

Lo lógico es partir el importe con el que queramos entrar en varias partes, de esa forma si entramos con un 33% de la cantidad con la que estaríamos dispuestos a entrar y el valor cierre el hueco podemos comprar más ante el respeto a la tendencia alcista. Y de la misma manera, si solo compramos una parte y el valor se dispara, siempre podemos seguir incrementando posiciones al conseguir un precio medio inferior al de la segunda y sucesivas entradas.

El valor capitaliza 100.000 millones de dólares y arroja un PER de 19 veces, nada exagerado para una empresa de este tipo por lo que desde el punto de vista fundamental tampoco es ninguna locura plantearse la compra de esta empresa. 

A pesar de ello, es obvio que el buen fin de dicha compra estará ligada a lo que ocurra en las próximas sesiones con el importante hueco de apertura alcista que deje en la sesión de hoy y que la aparente efectividad del medicamento se vaya demostrando con más casos y a lo largo del tiempo. 

La situación en USA

Puede parecer una pescadilla que se muerde la cola, pero la realidad es la siguiente:

Hay mucho dinero por entrar en los mercados de valores para aprovechar los precios que estamos viendo estos días. De hecho, el S&P 500 ha subido más de un 30% desde el pasado 23 de marzo parece que tanto Donald Trump como la Reserva Federal estadounidense quieren apoyar al mercado por motivos bien distintos aunque eso realmente no importa. 

A pesar de ello, el dinero miedoso aún permanece en liquidez a la espera de ver los efectos en la economía de la pandemia. Es obvio que si cierras las empresas lleves a 22 millones de trabajadores al paro, las ventas minoristas se desplomen y batas todos los record de caídas en mis variables, pero Donald Trump tiene la reelección en noviembre y está dispuesto a todo mientras que la Reserva Federal estadounidense aprendió la lección en el 2008

Pronto sabremos si hay muchos inversores que están a la espera de la noticia de un tratamiento efectivo o vacuna contra el coronavirus antes de entrar en el mercado.