Los analistas dan por hecho que Wall Street ha claudicado ante la crisis del coronavirus, pero los índices consiguen reponerse animados por las medidas de estímulo fiscal que la administración Trump ha anunciado. El verde llegaba tímido tras el toque de campana para luego coger fuerza después de un lunes negro que supuso la peor sesión en más de un siglo para algunos de principales índices.

Noticias relacionadas

Aunque la entrada de Wall Street en territorio bajista es cada vez más evidente y se multiplican los informes que no prevén ya un giro al alza hasta dentro de dos años, no se descartan rebotes de 'gato muerto'. Aunque este martes toman más fuerza de lo que avanzaban los futuros.

El Dow Jones cerró la jornada con un crecimiento del 5,19% después de haber perdido ayer 3.000 puntos de una tacada y se situó en los 21.237 enteros. El Nasdad creció un 6,23% hasta los 7.334 puntos. Pese a todo, la volatilidad se mantuvo durante toda la jornada.

Aplauso a la Casa Blanca

El motor de estos avances está en la Casa Blanca. El mercado celebra lo que ya daba por hecho antes de su anuncio oficial. Al fin, ve la luz un plan económico de choque para amortiguar el impacto que el coronavirus pueda llegar a alcanzar sobre la economía estadounidense. En este sentido, la administración Trump ha presentado al Congreso un paquete de alrededor de 850.000 millones de dólares.

El objetivo fundamental de esta hoja de ruta es inundar la economía de liquidez a través de un recorte de impuestos sobre la nómina y mecanismos similares.

Además, siguiendo la estela marcada por algunos países europeos, se pondrían a disposición de las aerolíneas hasta 50.000 millones de dólares. Estas compañías son unas de las que más están sufriendo la crisis sanitaria por la cancelación de vuelos y el cierre de fronteras de algunas economías.

Con estas iniciativas se busca una medida de transmisión más directa hacia la economía real de las medidas que para el sector financiero ya había procurado la Reserva Federal de EEUU (Fed), que ese mismo martes da comienzo a su reunión mensual de dos días. Sin embargo, los analistas esperan pocas novedades este miércoles tras haber procedido a recortes de tipos y manguerazos de liquidez por sorpresa hasta en dos ocasiones ne lo que va de mes.