La amenaza del coronavirus ha creado una gran divergencia en el mercado de bonos. Los rendimientos de los bonos del Tesoro de EEUU han tocado mínimos históricos, empujando sus precios al alza. Mientras tanto, la cotización de emisiones de bonos más agresivas, como los de high yield (alto rendimiento), están retrocediendo de forma notable, resultando en rendimientos más elevados.

Noticias relacionadas

Estos mayores rendimientos pueden presentar una oportunidad para inversores a largo plazo que estén dispuestos a asumir un riesgo adicional en sus carteras de bonos. Sin embargo, a pesar de los bajos precios, y de los rendimientos relativamente más altos, habría que mantenerse cautos, ya que todavía hay margen para que los precios registren descensos adicionales a corto plazo.

Para una mayor diversificación, se han seleccionado los fondos de la categoría renta fija internacional global que, con la calificación cinco estrellas de VDOS, registran el menor dato de volatilidad a un año. Una doble condición que selecciona los fondos menos volátiles y más diversificados, pero con resultados positivos por rentabilidad en lo que va de año.

De este grupo de fondos, la clase en euros de UBAM – Absolute Return Fixed Income IPC registra un dato de volatilidad a un año del 0,9%, con lo que se sitúa entre los mejores de su categoría, en el quintil cinco. También a un año, su rentabilidad es del 1,9% y del 0,3% desde el pasado 1 de enero. Referenciado al índice Eonia, invierte primordialmente en bonos de todo el mundo, instrumentos de mercado monetario y derivados de renta fija y divisas.

Su cartera, bien diversificada, se gestiona activamente, sin limitaciones en cuanto a divisas distintas del euro, su divisa base, pudiendo o no cubrirse a discreción del gestor.

Con un patrimonio total bajo gestión de 118 millones de euros, las mayores posiciones en la cartera del fondo corresponden a emisiones de Bonos de Japón (3,9%), Goldman Sachs (3,5%), UBS Group (1,8%), Bank of America (1,8%) y Citigroup (1,6%). Por calificación crediticia, los mayores pesos están en ‘BBB’ (47,9%), ‘A’ (35,3%), otros o liquidez (22,3%), ‘BB’ (8,1%) y ‘AAA’ (5,9%).

Grava a sus participes con una comisión fija del 0,5% y variable del 10% sobre resultados positivos del fondo respecto a su índice de referencia.

De Imantia Capital, la clase minorista de Imantia Renta Fija Flexible registra durante 2020 un avance por rentabilidad del 0,06% y un 2,5% a un año, con un dato de volatilidad en este último periodo del 1,5%, en el quintil cinco. Invierte principalmente en activos de renta fija, pública o privada -incluidos depósitos e instrumentos del mercado monetario, cotizados o no, que sean líquidos- de emisores o mercados tanto de OCDE como emergentes, sin limitaciones.

La duración media de la cartera se va ajustando, pudiendo oscilar entre el corto y largo plazo, con una duración media máxima de cinco años. Respecto a la calificación crediticia de las emisiones, un máximo de un 50% pueden tener nota baja o, incluso, no tenerla. El resto tiene al menos una calificación crediticia media. El riesgo de divisa es inferior al 30% de la exposición total.

Evolución de fondos de renta fija VDOS

Entre sus mayores posiciones encontramos el fondo cotizado iShares € Corp Bond 1-5yr ETF EUR (2,92%), la emisión de República de Turquía 5,13% (2,4%), la clase en euros del fondo Pictet-Short Term Emerging Corporate Bonds HI (2,3%) y las emisiones de Deutsche Bank AG 0,38% (2,07%) y Banca Monte dei Paschi di Siena (1,73%).

Cuenta con un patrimonio bajo gestión de 61 millones de euros y aplica a sus participes una comisión fija del 1% y de depósito del 0,08%. Además, una comisión variable del 10% sobre resultados positivos del fondo respecto al euríbor a 12 meses. Se requiere una inversión inicial mínima de 6 euros para suscribir este fondo y para mantenerse como partícipe.

La clase PB en euros de Pareturn Mutuafondo Global Fixed Income gana en el año un 0,5% por rentabilidad y un 3,6% a un año, con un dato volatilidad en este último periodo del 1,6%, en el quintil cinco. Se propone superar el rendimiento del índice de referencia, el EFFA Bond Index Germany Tracker 1-3 years Total Return, pero sin replicar la estructura del índice.

Para lograr este objetivo, invierte en una gran variedad de emisores de deuda corporativa y pública de todo el mundo, con al menos un 50% de la cartera clasificada como ‘grado de inversión’ por alguna de las grandes agencias de calificación. La exposición a divisas distintas del euro puede alcanzar el 100% de la cartera. Gestiona un patrimonio de 226 millones de euros y requiere una aportación mínima de 10 euros para su suscripción. Sus suscriptores soportan una comisión fija del 0,25% y de depósito del 0,5%.

Cuando se construye una cartera bien balanceada, la inclusión simplemente de bonos puede que no aporte los beneficios que se busca obtener a través de la diversificación. La inversión en emisiones de mayor riesgo como high yield (alto rendimiento), préstamos bancarios y preferentes tienden a tener correlación positiva con el mercado bursátil.

Sin embargo, las emisiones de alta calidad, como las del Tesoro de EEUU, suelen guardar una correlación negativa con el mercado de acciones. Por esta razón, si los precios de las acciones retroceden es bueno tener inversiones que puedan moverse en la dirección opuesta, para ayudar a amortiguar y compensar algunas de las caídas de las acciones.

***Paula Mercado es directora de análisis de VDOS