Farolillo rojo para la radio española por culpa de la pandemia. La Covid hizo que las emisoras cerraran 2020 con un duro batacazo en su facturación publicitaria, su única vía de ingresos. Los datos presentados hace unas semanas por InfoAdex fueron demoledores y representaron un retroceso del 22,9% para todas las emisoras.

Noticias relacionadas

En total, el sector dejó de ingresar 111,5 millones de euros en solo un año, un duro impacto en todas las cadenas, aunque con especial virulencia entre las más grandes. Cadena Ser y Cope cayeron a cotas nunca vistas en una década mientras que las pequeñas como RAC 1, Catalunya Radio o Kiss FM tuvieron un impacto más reducido, pero igual de importante.

Esto obliga a las cadenas a seguir ajustando costes y a plantearse nuevos recortes de salarios para sus grandes estrellas: Pepa Bueno, Àngeles Barceló, Manu Carreño, Carlos Herrera, Paco González o Manolo Lama, podrían ver recortados sus importantes contratos por segundo año consecutivo y probablemente hasta final de año. Y es que nadie cree que la situación financiera remonte al menos hasta 2022.

En términos financieros, Cadena Ser mantuvo el liderazgo publicitario, con una cuota del 39,5%, pero en mínimos de ingresos, con una facturación de 128,5 millones, un desplome del 25,4%. En el caso de la Cope -con un 16,4% de cuota de mercado- ingresó 85,8 millones, un 24,4% menos.

La Ser dejó de ingresar la friolera de 44 millones de euros, mientras que Cope perdió 28 millones. En total, las dos primeras emisoras perdieron 71,5 millones de euros en un año, el 64% de todo lo que dejó de facturar el sector al completo en el año de la pandemia.

En el caso de Onda Cero, los datos de InfoAdex reflejan que pudo aguantar mejor el temporal que sus dos principales competidores. La emisora de Atresmedia ingresó 66,2 millones de euros en 2020, un 16,9% menos y 13,5 millones de retroceso.

El impacto también ha sido algo menor en las emisoras más pequeñas. Así RAC 1, la principal cadena de Cataluña, ingresó en 2020 17,3 millones de euros (-23,1%) y Catalunya Radio llegó a los 6,3 millones (-11,7%).

Kiss FM se quedó con 5,2 millones (-27%); esRadio facturó 4,3 millones (-20,3%); Radio EiTB llegó a los 4,1 millones (-10,4%), Radio Marca cerró el año con unos ingresos de 3,3 millones (-21,9%) e Intereconomía ingresó 1,4 millones (-22,1%).

¿Qué significa esto? Pues básicamente que los recortes de costes y de plantilla continuarán en todo el sector para asegurar su supervivencia en este 2021. Como era de esperar, el año ha comenzado de la peor manera con caídas de ingresos equivalentes a los de 2020.

Los datos actualizados de InfoAdex para el mes de enero indican que el sector en conjunto se llevó 23,3 millones, un descenso del 26,7% y por encima del todo lo perdido de media en 2020. La nevada y la tercera ola de contagios fueron demasiado para un sector que ya cerró el año pasado muy herido.

Una situación que obliga a buscar soluciones urgentes. Este diario ya informó que Prisa ultima planes de ajustes de costes para todos sus medios. De hecho, la idea es presentar planes de bajas incentivadas en sus emisoras de radio este mismo mes de marzo.

Esto significa además mantener o aumentar los recortes de salarios de muchas de las grandes estrellas de la cadena como Pepa Bueno y Ángels Barceló. En la pasada temporada los ajustes afectaron a todos en porcentajes que fluctuaron entre el 30% y el 10% y la idea es mantener estos recortes o, si fuese posible, aumentarlos.

En cuando a Cadena Cope, desde antes del verano pasado toda la emisora está inmersa en un plan social que ha recortado los salarios entre un 10% y un 40%. En el caso de Carlos Herrera, su último contrato imponía una cláusula Covid con un recorte en su salario de entre un 10% y un 20% dependiendo de las circunstancias y hasta que la pandemia afectara a las cuentas de Cope.

La Covid-19 sigue afectando estas cuentas, por lo que todo indica que los recortes en las grandes estrellas de Cope y de Cadena Ser se seguirán produciendo al menos durante todo el año. En 2022 se verá si se mantienen o si se vuelve a la normalidad.