Hace dos semanas Google anunció el lanzamiento de News Showcase, la herramienta tecnológica que hará realidad su programa de licencias. El gigante tecnológico pagará para que los usuarios puedan acceder de forma gratuita a contenidos de sus medios de comunicación asociados. 

Noticias relacionadas

Para ello, Google cerrará acuerdos con editores para incorporarles a este agregador (News Showcase) en el que los medios publicarán y destacarán el contenido prémium que ellos decidan. El programa cuenta con una inversión inicial de 1.000 millones de dólares (850 millones de euros) durante los próximos tres años.

No obstante, el proyecto divide a los medios tradicionales en España, en especial a los que conviven en la Asociación de Medios de Información (AMI), antigua Aede, donde los legacy media discrepan respecto de la forma en que este programa puede articularse en España.

En principio, News Showcase no puede funcionar en nuestro país porque la legislación impide que los medios decidan individualmente la manera en que gestionan sus derechos de autor. Hace seis años se estableció el Canon Aede, o el derecho irrenunciable de los editores a cobrar por el uso de sus contenidos en agregadores digitales. Un canon que además cobra Cedro, una entidad externa a los medios. 

Oficialmente, la Asociación de Medios de Información (AMI) se manifestó contraria a la existencia de Google News Showcase ya que hace seis años fueron los impulsores de la implantación del polémico artículo 32.2 que establece un canon a los agregadores de internet por usar los contenidos de los editores españoles.

Comunicado de la AMI

La AMI manifestó su preocupación "por el intento del nuevo programa Google News Showcase de evitar la aplicación del derecho del editor en España y en Europa". A juicio de AMI, si bien constituye un paso por parte del gigante estadounidense a la hora de reconocer el valor económico y la autoría de los contenidos editoriales que incluye en su plataforma, "existe el riesgo de que solo algunos editores puedan beneficiarse de él, en detrimento de los demás".

La Asociación "confía en que Google no utilice este servicio con el fin de presionar a los editores de prensa para que renuncien a sus derechos, más aún en el momento actual de crisis por la Covid-19. Al tratarse de acuerdos individuales con algunos medios, no se cumple con el espíritu de una norma que busca proteger a todos, independientemente de su tamaño".

No obstante, fuentes del sector indican que esta declaración institucional no contó con la unanimidad de todos sus socios y que incluso muchos se sorprendieron de la manera tan tajante en que se desestimó cualquier participación de los medios tradicionales en este programa.

De hecho, grandes editores -miembros de la propia AMI- creen que la mejor manera de abordar el futuro es romper con el Canon Aede y abrir la puerta a que cada medio decida cómo y con quién comparte sus derechos de autor. Esto no significa que se echen en brazos de Google, pero sí que quieren autonomía para decidir sobre la autoría de sus propios artículos.

Para aprobar esta opinión hay un hecho irrefutable y es la recaudación del Canon Aede en estos seis años. En el caso español y como ya publicó este diario, ha recaudado apenas 10.000 euros al año, unos 60.000 desde que está en funcionamiento. Una cantidad insignificante si se compara con los 80 millones de euros anuales que Aede esperaba cobrar cuando se aprobó la tasa en julio de 2014.

Recaudación del Canon Aede

Las fuentes consultadas indican que las previsiones que hizo en su momento la patronal de los editores de prensa en papel se basaban casi exclusivamente en lo que pudiesen recaudar por Google News, pero el agregador abandonó España en momentos en que se aprobaba esta ley y nunca más volvió. De hecho, nuestro país es el único de Europa que no tiene este servicio del gigante digital.

En estos momentos, ningún agregador a excepción de Upday (Samsung), el primero que llegó a un acuerdo con el gestor de derechos, ha pagado sus cuotas a Cedro. El resto de los que siguen en España, entre los que se incluye Menéame, se han negado a pagar basándose en una sentencia del Tribunal Supremo de abril de 2018 que anuló el canon por un defecto de forma.

En este sentido, el Gobierno ultima el proyecto de ley que podría derogar o mantener este canon. En diciembre del año pasado -a través del Ministerio de Cultura- hizo una consulta pública sobre la adaptación de la Directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital, promulgada en abril de 2019 por la Unión Europea y que cuenta con dos años para incorporarse a la normativa de cada país miembro.

“Derecho irrenunciable”

Según las fuentes consultadas por Invertia, la idea del Ejecutivo es lanzar una audiencia pública -último paso antes de enviar el proyecto de ley al Congreso- en los próximos meses. En estos momentos se ultiman los detalles del cuerpo legal que será presentado al sector de los editores y de las empresas tecnológicas antes de final de año.

Las fuentes consultadas por este diario indican que dentro del Ejecutivo se debate si es más conveniente la aplicación de la totalidad de la directiva comunitaria y la sustitución del artículo 32.2 por el número 15; o mantener sin variación el polémico “derecho irrenunciable”. La UE reconoce la propiedad de los editores sobre sus obras, pero abre la puerta a que sean éstos los que los negocien sus derechos e incluso puedan renunciar a ellos si así lo deciden.

Como telón de fondo, Google, Facebook y los grandes gigantes tecnológicos ultiman acuerdos con periódicos en todo el mundo para comprar licencias que den libre acceso a los contenidos de las cabeceras, una posibilidad que se frena en España por culpa de esta tasa a los agregadores.