Los periódicos digitales están a punto de superar en ingresos a la prensa en papel. Lo que hace un lustro parecía imposible podría convertirse en realidad este año o el próximo, confirmando un cambio de tendencia histórico para los diarios españoles.

Noticias relacionadas

Los datos de Infoadex hecho públicos hace una semana reflejan que las ediciones digitales de los diarios tradicionales -El Mundo, El País, ABC o La Vanguardia- sumadas a los diarios nativos -EL ESPAÑOL o El Confidencial- ingresaron en su conjunto 399 millones de euros en publicidad durante 2019.

Las ediciones impresas de estos mismos diarios tradicionales que incluyen además diarios en papel regionales, económicos y deportivos, facturaron 485,2 millones de euro por publicidad en 2019. De esta manera, las ediciones impresas se siguen quedando con el 55% de todos los ingresos del sector.

Después de una década de crecimiento a dos dígitos para la prensa digital y de caídas cercanas al 10% para el papel, el sorpasso debería producirse en los próximos meses. Solo en 2020 los diarios en papel perdieron un 9,1% de su facturación por publicidad, según Infoadex.

Evolución del papel

Con todo, las noticias no son del todo buenas para el sector en general. En total, los diarios impresos y sus ediciones digitales (más los periódicos nativos) ingresaron 884,2 millones de euros por publicidad en 2019, un dato que se compara con los 821 millones que se llevaron los diarios tradicionales agrupados en AMI en 2014.

El Libro Blanco del sector de prensa refleja que en 2015 los ingresos totales alcanzaron 821 millones -sumando diarios impresos, versiones digitales de diarios tradicionales y dominicales- de los cuales la prensa en papel representó el 75% y la digital el 19%.

A la luz de los datos se puede inferir que el sector ha sustituido en parte sus ingresos en papel por los digitales. De hecho, ya hay grandes cabeceras como El País o El Mundo que ingresan más publicidad en digital que en papel, pero han tenido que compartir casi la misma inversión entre muchos más actores.

Los datos aportados por el Libro Blanco no incluían el peso publicitario de las cabeceras nativas y el dato de Infoadex sí lo hace. La publicidad crece levemente y se reparte entre muchas más manos.

Nuevos formatos

Además, los diarios nativos no son el único soporte con el que se reparte la publicidad digital. De hecho, los datos de Infoadex reflejan que los diarios solo se llevan el 14,2% de toda la inversión digital, una tarta que se reparten entre buscadores (Google), Display (Facebook) y Redes Sociales.

En 2019 Search (buscadores) se llevó 869 millones de los 2.818 millones de toda la inversión digital, Branded Content ingresó 357 millones y sitios de internet que no son medios se quedaron 317 millones de euros.  

La inversión publicitaria en diarios tradicionales en 2015 representaba el 22% del total  del mercado y ahora, con medios nativos incluidos, apenas llega al 15%. Esto significa que el dinero que llega a la prensa no solo se ha estancado -pese a la arremetida de sus versiones digitales- sino que ahora se comparte con otros muchos sectores.

Un sector que ha visto cómo otros soportes inexistentes hace cinco años como Google, Facebook o incluso los influencers, se están quedando con un boyante sector digital en un futuro en el que sus viejos formatos están cada vez más obsoletos.