La cadena hotelera Meliá poco a poco va recuperándose de la crisis provocada por la Covid. La compañía ha conseguido reducir un 65% sus pérdidas en los nueve primeros meses del año, hasta los 166,3 millones millones de euros

Noticias relacionadas

Los ingresos del grupo se sitúan en los 521 millones, un crecimiento del 21% respecto al mismo periodo de 2020. 

La compañía generó caja positiva desde el mes de junio. La situación de liquidez (incluyendo la tesorería, así como las líneas de crédito no dispuestas) asciende aproximadamente a 439,5 millones de euros.

A cierre de septiembre, la deuda neta se ha situado en los 2.811,9 millones de euros, impactada por las nuevas incorporaciones y extensiones de varios contratos de alquiler, así como los efectos de la pandemia.

La compañía sigue manteniendo como una de sus prioridades reducir la deuda, por lo que sigue contemplando alguna rotación de activos adicional a la ya realizada a cierre de junio.

Esta operación es la que llevaron a cabo Meliá Hoteles International y Bankinter Investment, el área de Banca de Inversión de Bankinter. Ambas firmaron la venta, por parte de MHI, del 92,5% de una sociedad propietaria de ocho hoteles, en la que participa el banco junto con un reducido número de sus clientes de altos patrimonios e inversores institucionales.

Perspectivas

La compañía reconocen que continúan “con una visibilidad limitada y con reservas de último minuto, si bien, en este último trimestre del ejercicio esperamos apuntalar la recuperación que hemos observado durante el tercer trimestre”

Así, esperan también un crecimiento en los viajes internacionales, lo que debería ayudar en aquellos mercados con menor potencial de cliente doméstico. “En los mercados vacacionales ya hemos visto una importante recuperación en el tercer trimestre, que proyectamos continúe en el cuarto trimestre, destacando la evolución del ritmo de reservas en Canarias así como en el Caribe”, añaden.

Por otro lado, ven una recuperación significativa en la mayoría de las ciudades principales y secundarias, a excepción de Londres y Barcelona que muestran una tendencia de recuperación más lenta.

La compañía prevé un crecimiento orgánico de su portfolio en los próximos meses, tanto en la región del Caribe como en la del Mediterráneo y el Sudeste Asiático.