Tras quince meses en negativo, Meliá Hotels obtendrá un ebitda positivo a partir de este mes de junio, según ha anunciado el vicepresidente ejecutivo y consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, durante su intervención en la junta general de accionistas de la cadena hotelera. 

Noticias relacionadas

Anuncio que realiza gracias al ritmo de vacunación y que le permite, de seguir con la tendencia actual, “poner fecha a la superación de la crisis y a la recuperación en el segundo semestre de este año”, ha apuntado. Fecha avalada por el descenso de cancelaciones y el aumento de reservas que en el caso de los españoles están al 51% de las registradas en 2019 a falta de la llegada de británicos.

Asimismo, Escarrer afirma que la compañía dejará de consumir caja a partir del 1 de julio pasando a generar caja neta. “Estos brotes verdes son el preludio de la recuperación en el sector vacacional y se irá extendiendo a otros”, ha afirmado Escarrer, haciendo referencia al mundo corporativo y congresos. 

Por otro lado, el vicepresidente de la cadena ha vuelto a hacer un llamamiento a las instituciones públicas para ayudar al sector turístico y ha criticado que el sector turístico no esté dentro de las propuestas de PERTE iniciales realizadas por el Gobierno. 

Pérdidas en 2020

Todo ello tras cerrar el ejercicio 2020 con unas pérdidas netas totales de 595,9 millones de euros (fuertemente impactado por los deterioros de valor) frente a los 112,9 millones de beneficios de 2019. La compañía ingresó 528,4 millones de euros hasta diciembre, lo que representa un descenso de 70,7% frente al ejercicio anterior.

El resultado neto arrojó pérdidas de 425,9 millones sin incluir los deterioros. Por su parte, el Ebitda se situó en -151,5 millones de euros frente a los 477,9 millones de 2019, mientras que el resultado operativo cayó hasta los 557,3 millones de euros negativos -frente al beneficio de 222,8 millones de 2019-.