El 17 de marzo de 2017, IAG se decidía a lanzar en Barcelona una nueva marca bajo el nombre de Level para entrar en el negocio low cost de largo radio, es decir, para democratizar los vuelos de larga distancia. Un negocio de dudosa rentabilidad, pero en el que Norwegian había irrumpido con mucha fuerza obligando a los grandes grupos aéreos europeos a lanzar sus apuestas al mercado. 

Noticias relacionadas

Air France creó Joon y el grupo Lufthansa reconfiguró los vuelos de Eurowings, compañía que se transformó y absorbió los aviones de Germanwings tras un accidente aéreo. Todas ellas llegaron con el único objetivo de combatir a Norwegian, pero con planes de crecimiento poco sólidos. De hecho, se crearon en muy poco tiempo. 

En cuestión de un año este mercado de bajo coste de larga distancia se repartió entre cuatro aerolíneas: Norwegian, Joon, Eurowings y Level. De estas, Level era, quizás, sobre la que menos esperanzas había en su futuro. De hecho, se constituyó inicialmente como una marca comercial operada por Iberia y no como una aerolínea independiente del grupo. 

Cinco años después, el panorama es totalmente distinto. Level es la única compañía que ha sobrevivido al negocio de largo radio a precios económicos. 

Cierres

A principios de enero de 2019, Air France anunció el cierre de su filial Joon y la integración de sus efectivos y aviones en la matriz. Hecho que se produjo poco más de un año después del lanzamiento de una marca en la que pretendía agrupar sus líneas menos rentables y ofrecer vuelos de larga distancia entre Francia y Latinoamérica. 

Airbus A330 de Eurowings estacionado en el aeropuerto

En verano de ese mismo año, Lufthansa se dio cuenta de que su apuesta por el largo radio low cost hacía aguas y decidió retirarse de la partida. En su caso, volvió a centrar las operaciones de Eurowings en el corto radio para competir con Ryanair y EasyJet

Y en 2021, empujada por la pandemia, Norwegian -líder de este sector- también abandonaba la partida totalmente derrotada tras años de gran endeudamiento, compras excesivas de aviones y estrategias mal diseñadas. La Covid le dio el empujón, pero esto era la crónica de una muerte anunciada. 

La compañía reconoció que la operación de largo radio ya no era viable para Norwegian y, por lo tanto, dichas operaciones no proseguirán. La estrategia actual pasa por atender el mercado europeo con alrededor de 50 aviones de pasillo único en operación en 2021.

Y por el camino, ha anunciado un ERE para 1.191 trabajadores en España, donde solo mantendrá dos bases (Alicante y Málaga). Se va del aeropuerto de El Prat, algo que beneficia a Level y a otra de las aerolíneas de IAG, Vueling.

Claves de la caída

Pero ¿por qué no han aguantado estas compañías si el bajo coste siempre está al alza en el sector aéreo? Los expertos son claros: no es lo mismo low cost de corto recorrido que de largo ya que no se puede recortar en gastos de tripulación (tienen que dormir fuera sí o sí); no se pueden suprimir servicios a bordo como la comida y tampoco se pueden buscar aeropuertos baratos porque no tienen sentido en vuelos tan largos.

Se trata de una nueva reducción en sus operaciones tras la ejecutada en agosto. Europa Press

Además, si tomamos como referencia el corto radio de Ryanair, el éxito de su modelo consiste en tener aviones llenos volando constantemente. Cada minuto que una aeronave está en tierra está perdiendo dinero. Algo fácil de hacer en vuelos de dos horas, pero no tanto con vuelos de 14 horas. 

Cinco años de Level

Y en medio de todo este panorama, queda Level, que en su mejor momento llegó a abrir base en París y Viena, además de Barcelona. Pero la aerolínea ha pasado algunos apuros en este lustro. La filial europea de la marca, Level Europe, se declaró en quiebra el 18 de junio de 2020. 

Luis Gallego, Willie Walsh y Javier Sánchez Prieto el día de la presentación de Level.

Y la pandemia también ha dejado su huella. De hecho, IAG aplicó un plan de recortes en la aerolínea. Level anunció el cierre de sus bases en Ámsterdam, Viena y París (sujeta aún a consulta esta última) y el despido de 430 trabajadores. 

A pesar de ello, no tira la toalla en este mercado que ahora mismo es todo suyo. Así, según lo splanes de IAG fortalecerá la base de Barcelona con vuelos a Buenos Aires y Nueva York JFK y reducirá su flota de siete a dos aviones A330. Actualmente cuentan con cuatro aeronaves. 

Su último gran anuncio fue la ruta que unirá Cancún (México) y Barcelona a partir del 2 de julio, con una frecuencia semanal y desde 490 euros. 

El reto para la aerolínea y su consejero delegado, Fernando Candela, será el de mantenerse en este negocio del que ya han caído varios proyectos.