Meterse en la piel de Harry Potter al recibir la carta para ingresar en Hogwarts o sentirse como Jon Nieve luchando en Invernalia contra los caminantes blancos. Estas solo eran algunas de las experiencias que ofrecía la agencia de viajes Frikitrip a los fanáticos de estas sagas de ficción. Sin embargo, la Covid también ha puesto fin a los viajes para frikis.

Noticias relacionadas

La sociedad que gestionaba esta agencia online, Frikiviajes SL, se declaró en concurso de acreedores voluntario el pasado 11 de diciembre de 2020. Concurso que concluyó el 5 de febrero de 2020. El auto de conclusión del concurso es la insuficiencia de la masa activa, según consta en la edición del 12 de febrero del Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme).

El juez ha entendido que el patrimonio de la empresa no era suficiente para hacer frente a los pagos y decide concluir el concurso. De esta forma, pone punto final a una agencia de viajes que se hizo muy famosa debido a los curiosos viajes temáticos que vendía para auténticos fanáticos. 

La empresa organizaba viajes con guías expertos en determinadas temáticas que giran en torno al mundo de Harry Potter, el cómic japonés, las películas de Star Wars, videojuegos y series de televisión, como Juego de Tronos, Vikingos y Outlander, entre otras. 

De hecho, algunos de los viajes contaban con escenarios reales donde se grababan las escenas de series y películas, incluida España. La empresa también llegó a organizar encuentros temáticos, espectáculos o despedidas de soltero. 

Historia

Frikitrip nació en Madrid en 2016 dirigida a "frikis con ganas de recorrer mundo", según contó en medios especializados hace años su fundador, Javier Arias Guerrero. Su historia es la de muchas agencias pequeñas que nacen al calor del boom turístico y se especializan en un nicho de mercado muy concreto. 

Cartel del viaje al Castillo del Conde Drácula.

Empezaron llevando a los españoles a Hogwarts y luego los trasladan también a Invernalia, el Castillo del Conde Drácula y al Birmingham de Peaky Blinders, entre otros escenarios como también la Escocia de Outlander. Y, poco a poco, fueron ampliando escenarios, vestuario, viajes en grupo, etc. 

Sus viajes calaron pronto en la gente joven, con edades comprendidas entre 25 y 45 años aproximadamente, con pasión por algún tipo de serie, película o mundo de fantasía. Además, el precio medio rondaba los 500 euros. Al menos en sus inicios. 

En su primer año de vida facturaron 40.000 euros y la cifra no dejó de aumentar año tras año. Esta modesta agencia de viajes alcanzó la cifra de ventas de 325.298 euros a cierre de su ejercicio fiscal en 2018, último dato actualizado en el Registro Mercantil. 

De hecho, su idea de negocio fue tan innovadora que en 2019 se convirtió en el proyecto ganador de la última edición del programa de aceleración turística Mentor Day. En esta ocasión se recibieron solicitudes de 160 start-ups, procedentes de 10 países. 

Y en 2020 llegó la Covid, y, con ella, las restricciones a la movilidad y los viajes. Frikitrip no pudo aguantar y echó el cierre. En el recuerdo de muchos quedarán viajes mágicos en los que todo era posible, hasta atravesar la barrera en el andén 9 y 3/4 o aprender a volar en escoba.