Tras un verano en el que las calles de Madrid han estado más desiertas de lo normal y en el que hasta Apple cerró su tienda de Sol, el Ayuntamiento de la capital prepara la campaña turística de otoño sabiendo que su fuerte, el turismo de negocios, sufrirá con la cancelación de los grandes congresos y eventos y la caída del número de reuniones empresariales.

Noticias relacionadas

La concejala delegada de Turismo del Ayuntamiento de Madrid, Almudena Maíllo, es consciente de que en esta temporada de turismo de negocios en Madrid hay “mucha incertidumbre” y por eso van día a día. “Espero que con el inicio del curso escolar se vayan reanudando las reuniones”, confía en una entrevista en Invertia. 

Para apoyar este sector, el consistorio liderado por José Luis Martínez-Almeida ya ha presentado un plan en el que reforzarán la gobernanza del turismo en Madrid con la creación de una comisión de turismo. El primer guiño fue para la hostelería. 

Un camarero prepara una terraza de un bar en Madrid Eduardo Parra Europa Press

El Ayuntamiento anunció que va a bonificar al cien por cien la tasa de terrazas debido a la pandemia, lo que en la práctica implica que los hosteleros podrán poner sus terrazas de forma gratuita. Hasta ahora el consistorio madrileño había bonificado un 25% de esta tasa y ahora suspende el pago del cien por cien.

Recuperar la confianza

Aunque la segunda parte del plan es la más importante: recuperar la confianza. “Se trata de gestionar la comunicación sanitaria para recuperar la confianza y garantizar que se están tomando todas las medidas de seguridad. Tenemos que transmitir que Madrid es un destino seguro, que está abierto y que la actividad cultural sigue”, señala la concejala. 

Almudena Maíllo es consciente de que “el turismo internacional tardará en llegar”, aunque están trabajando los contactos con Latinoamérica, Asia y EEUU. “Estoy segura que cuando recuperemos la confianza Madrid volverá a lucir como siempre. Madrid es un destino cinco estrellas”, apunta.

Y no es para menos ya que la capital está otra vez nominada para ser mejor destino de congresos y reuniones a nivel mundial en los World Travel Award (los Oscars del turismo). No obstante, no se atreve a poner una fecha de recuperación del turismo en la ciudad. 

Por eso, la temporada de otoño -al igual que la de este verano- se centrará en atraer al turista nacional. “Entre todos tenemos que trabajar para demostrar que Madrid es un destino seguro, no solo a los madrileños, sino también al resto de España. Este otoño es una época ideal para disfrutar de la oferta cultural y gastronómica”, avanza.

Los hoteleros de Madrid

Y a pie de calle las previsiones no son tan optimistas. Los hoteleros de Madrid creen que hasta el periodo comprendido entre marzo y septiembre de 2021 no podrán tener al 100% de la plantilla operando con normalidad. Sin embargo, creen que esta fecha dependerá de muchos factores, como la llegada definitiva de la vacuna o el trabajo de las instituciones por recuperar la confianza y credibilidad en la marca España. 

Villa Magna

Además, algunos hoteles de lujos en la capital como el Ritz, el Four Seasons de Canalejas o el Villa Magna han retrasado la apertura de sus establecimientos por la falta de turistas internacionales. El único que de momento ha abierto es el Westin Palace. 

Verano complicado

El cierre de hoteles de lujo coincide con la situación en Madrid, donde el turismo ha caído en picado. La ocupación de los hoteles no llegó al 20% durante el mes de agosto, frente al casi 65% de otros años, según explican desde la Mesa de Turismo. De hecho, en la ciudad de Madrid solo hubo 70 hoteles abiertos de una planta hotelera de 400. 

Si tomamos los datos de la Comunidad de Madrid en su conjunto seguimos ante un escenario complicado. En el mes de junio recibió apenas 20.000 turistas internacionales (un 97% menos que en junio de 2019), según la encuestas de movimientos turísticos en frontera (Frontur) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En julio mejoró, pero no mucho. La comunidad recibió 76.239 turistas, un 87,8% menos que en julio de 2019. En lo que va de año solo 1,4 millones de turistas han visitado Madrid (un 67% menos).