Media Europa sale al rescate de sus aerolíneas con el visto bueno de Bruselas. Y mientras, el sector aéreo español espera como agua de mayo el paquete de ayudas que prepara el Gobierno. Un paquete que aliviará los problemas de liquidez y endeudamiento del sector aéreo y para el que ya hay fecha: se presentará antes del 15 de julio. 

Noticias relacionadas

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ya avanzó que sería en los próximos días y fuentes cercanas a las negociaciones confirman a Invertia que se presentará antes del 15 de julio. Fecha que confirman fuentes del sector ya que se producirá tras hablar primero con todas las aerolíneas y evaluar la situación de las mismas. 

La cuestión está en cómo se configurarán las ayudas. Ábalos solo avanzó que se trataría de un paquete “de carácter estratégico”. De momento no hay nada cerrado oficialmente, aunque fuentes cercanas al proceso señalan que serán distintas a los actuales préstamos del ICO. 

Los mismos que Ábalos calificó de “insuficientes” y a los que las aerolíneas se han agarrado como un clavo ardiendo. De momento, Iberia y Vueling pidieron 1.010 millones de euros. Por su parte, Air Nostrum solicitó 130 millones, Air Europa cerca de 140 millones y Volotea negociaba uno de 100 millones de euros. Y así hasta los 1.800 millones de euros que han sido solicitados en calidad de préstamos al ICO por parte del Gobierno. 

Aviones de IAG en imagen de archivo.

El problema de los créditos ICO es que son préstamos que hay que devolver. Por ello, se estaría estudiando la posibilidad de ofrecer ayudas con otro tipo de condiciones y a intereses más bajos, según ha podido saber Invertia. A esto hay que sumar los 25 millones de euros de incentivos que Aena puso sobre la mesa y que también fueron criticados por parte del sector turístico por ser escasos. 

Y mientras, el sector se mantiene expectante. “A falta de conocer el detalle el plan de ayudas que ultima el Ministerio de Transportes esperamos que contemple líneas de crédito ICO que den respuesta a las necesidades de las compañías aéreas y que se garantice una cantidad suficiente y con condiciones de aval que puedan mínimamente acercarse a las de sus competidores europeos”, recuerdan a Invertia desde la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que también piden una rebaja de tasas aéreas y extender los ERTE. 

Empujón a la compra de Air Europa

Por otro lado, fuentes del sector reconocen que el Gobierno español hará todo lo posible por garantizar la viabilidad de las aerolíneas españolas. Pero, como es lógico, tiene más sentido apoyar a un solo grupo aéreo que a varias compañías por separado. 

¿Qué quiere decir esto? Que las ayudas al sector aéreo supondrían un empujón a la compra de Air Europa por parte de Iberia. La aerolínea ha quemado gran parte de su caja. De media, ha estado perdiendo siete millones de euros al día al tener la mayoría de sus aviones en tierra, según reconoció su presidente en una entrevista en ‘El País’. 

En este sentido, la operación parece encarrilada. Tal y como avanzó Invertia, Iberia y Air Europa van a poder alargar su estancia en la T4 de Barajas durante un tiempo más en medio de su negociación.

Medidas urgentes

El rescate por parte del Gobierno es necesario por varias razones. La situación del sector aéreo requiere de la rapidez del Gobierno ya que están en riesgo 900.000 empleos, y se ha cifrado en 14.300 millones la caída de ingresos del sector en España como consecuencia de la pérdida de casi 114 millones de pasajeros, un 41,4% menos que hace un año, según datos de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Además, el Ejecutivo de Pedro Sánchez ya ha tenido varios desencuentros con la propia industria aérea. El último fue cuando el Gobierno dejó caer que las aerolíneas asumirán la totalidad de los costes derivados de los controles sanitarios en el entorno aeroportuario y de las medidas de seguridad e higiene que implemente Aena en los aeropuertos frente al coronavirus.

Y, en última instancia, sin más ayudas las aerolíneas españolas estarían en desventaja con respecto a la mayoría de aerolíneas europeas. El presidente de Iberia, Luis Gallego, ya cuestionó el modelo de ayudas estatales que se están otorgando a aerolíneas como Air France o Lufthansa por parte de sus gobiernos ya que van a hacer que la competencia tras la crisis sea "aún más difícil".

De hecho, Ryanair pretende acudir a los tribunales para parar el aluvión de rescates que se están anunciando. Y la lista no hace más que crecer.

Ayudas en Europa

El último es el que ha anunciado el Gobierno neerlandés y por el que la aerolínea KLM, del grupo Air France-KLM, recibirá un paquete de ayudas por valor de 3.400 millones de euros. Esta ayuda del se suma a la ya anunciada por el Ejecutivo francés a la otra aerolínea del grupo, Air France, que recibirá 7.000 millones de euros en préstamos y garantías. Tanto Francia como los Países Bajos son accionistas de Air France-KLM, el segundo grupo de aerolíneas más grande de Europa después de Lufthansa.

El otro gran rescate europeo es el de Lufthansa, que asciende a 9.000 millones de euros. El rescate se compone de una inyección de capital por valor de 6.000 millones de euros más un aval público para un crédito de 3.000 millones de euros. 

Lufthansa va a adquirir la mayoría de Air Berlin por 1

El Gobierno británico también salió al rescate de EasyJet al inyectar 600 millones de libras (cerca de 700 millones de euros) en la aerolínea a través la Línea de Financiación Corporativa del Coronavirus. Además de esta vía, EasyJet ha captado otros 500 millones de libras al activar una línea de crédito que tenía con sus bancos, en este caso garantizada por parte de su flota de aviones. Aún así, plantea un fuerte reajuste en su plantilla

Pero el primer Estado en socorrer a una aerolínea fue Noruega. Norwegian alcanzó un acuerdo con dos bancos nórdicos que proporcionarán el 10% requerido para el primero de los tres tramos del plan de rescate del Gobierno noruego al sector aéreo, lo que supone 300 millones de coronas noruegas (24,48 millones de euros).

El caso más curioso es el de la portuguesa TAP, que con el visto bueno de su rescate de 1.200 millones por parte de Bruselas no parece que vaya a salir adelante. El Gobierno luso presentará un decreto para nacionalizar TAP, después de que el Estado, que posee el 50% de la aerolínea, y Atlantic Gateway, un consorcio privado propiedad de David Neeleman con un 45%, no lograsen llegar a un acuerdo sobre el rescate público.