La puesta en marcha del sistema estatal de índices de referencia de precios de alquiler estaba prevista para finales de marzo, pero por el Covid ha tenido que esperar a este martes. Una herramienta cuyo objetivo es establecer una base de información fiable y contrastada para conocer la situación del mercado del alquiler residencial, según el Ministerio de Fomento.

Noticias relacionadas

Este sistema, alojado en la web del Ministerio, ofrece una serie de datos para aproximarse al mercado, como renta mensual del arrendamiento, metros cuadrados, rangos máximos y mínimos y números de arrendamientos en la zona dentro de todos los niveles territoriales (excepto País Vasco y Navarra).

A golpe de ratón, cualquier persona podrá ver (y descargar en una hoja de datos) el precio “oficial” del alquiler en una sección censal concreta, municipio o provincia. El buscador puede ser muy útil para hacerse una idea, pero el propietario es quien decide por cuánto quiere arrendar su vivienda, pese a lo diga el Ministerio. Y será así mientras no legisle contra ello.

Si un propietario quiere alquilar por 800 euros su vivienda y Fomento ha calculado que en su sección censal el precio medio es de 550 euros y el máximo 700 euros ¿Bajará el precio u optará por mantenerlo cerrado o sacarlo a la venta si el Gobierno decide finalmente topar el precio?

Además, el sistema de índices se nutre de los datos que aporta la Agencia Tributaria, el catastro inmobiliario, el Instituto Nacional de Estadística (INE), el Registro de la Propiedad, el Banco de España y los depósitos de fianza de las CC.AA. Por tanto, quedan fuera del mismo todos aquellos alquileres no regulados, fijados únicamente por un contrato privado entre arrendatario y arrendador, así como subalquileres.

Otro de los puntos ciegos del sistema reside en su periodicidad. El Ministerio lo actualizará anualmente. Por tanto, para ver los precios medios de 2020 habrá que esperar a 2021. En concreto, cuando finalice la campaña de la Renta y se realice todo el volcado de datos relativos a alquileres. ¿Cómo se verá reflejado el impacto del Covid? ¿Y de la estacionalidad de algunas zonas turísticas cuyos precios fluctúan en función de una demanda mucho mayor en unos periodos que en otros?

Además, todos los profesionales y asociaciones de alojamientos turísticos pronostican un trasvase de este tipo de vivienda hacia el alquiler residencial. Muchos de sus propietarios esperarán al final de la temporada de verano para intentar recuperar parte de los ingresos perdidos, por lo que no aumentará la oferta disponible hasta septiembre, u octubre, según la zona y se desconoce el precio al que saldrán.

La regulación de precios, en pausa

Es una de las medidas estrella de la coalición progresista que firmaron PSOE y Unidas Podemos para formar Gobierno. “Frenaremos las subidas abusivas del alquiler”, reza el punto 2.9.3 del texto firmado por las formaciones políticas.

A partir del sistema estatal de índices de precios, el acuerdo señalaba que se habilitaría a las CC.AA. y ayuntamientos para establecer su propio índice. Fuentes de Fomento han precisado que el Gobierno tendría que habilitar a estas administraciones con una modificación de una ley estatal para que pudiesen fijar límites, si bien a nivel nacional no se ha decidido cómo se procedería a limitar los precios, en caso de optar por esta opción.

Seis meses después, el compromiso de legislatura sigue vigente, pero la nueva normalidad puede retrasarlo o incluso no ponerlo en marcha. ¿El culpable?, el Covid-19. La pandemia ha golpeado de tal manera la economía española que el Ejecutivo quiere esperar a ver la evolución de los precios antes de tomar cualquier decisión. “El mercado ha cambiado”, han explicado este martes fuentes ministeriales.

Además, desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana apuntan que esta medida “tiene que estar muy consensuada con todos los agentes sociales”. Y ahí podrán expresar sus dudas los propietarios de viviendas (ya existe una asociación que los engloba), los profesionales del sector y la Abogacía del Estado, para no vulnerar los derechos de los arrendatarios y sí garantizar su seguridad jurídica.

Impulso a la vivienda

En todo caso, José Luis Ábalos ha insistido en que se dará un impulso a la vivienda "importante" al ser un sector que puede contribuir al crecimiento, pero orientado más a la rehabilitación y con la posibilidad, además, de que los fondos europeos puedan destinarse a dicha política.

El ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos. Eduardo Parra / Europa press

De esta forma, ha avanzado que se impulsará la primera ley estatal de vivienda para contribuir a garantizar la igualdad de los españoles en el derecho al acceso a una vivienda digna y regular aspectos como la provisión de viviendas por parte de los poderes públicos como servicio público de interés general y el blindaje a la protección social de la vivienda, así como el establecimiento de mecanismos para impedir la enajenación de parques públicos de vivienda, evitando "prácticas del pasado".

Así, Ábalos ha apuntado que el índice de precios es una medida más dentro del "ambicioso" programa que comprende el Plan de Rehabilitación Nacional, el Plan de Acceso a la Vivienda, el Plan 20.000 y la nueva Ley de Arquitectura y Calidad del entorno constructivo, cuyo proyecto de ley se someterá desde este miércoles a consulta pública.