El grupo británico Vodafone ha concluido sin acuerdo las conversaciones que mantenía con Saudi Telecom Company (STC) para una posible venta de la participación del 55% que posee en Vodafone Egipto por un importe de 2.392 millones de dólares (1.960 millones de euros) en efectivo.

Noticias relacionadas

En un comunicado, Vodafone Group informa del fin de las negociaciones entre ambas operadoras, que se anunciaron el pasado mes de enero y se prorrogaron en septiembre, pero no ofrece detalles sobre el motivo por el que no han llegado a un acuerdo en torno a la operación.

El consejero delegado de Vodafone Group, Nick Read, ha señalado únicamente que "el Gobierno egipcio está comprometido con un marco óptimo" para el sector de las telecomunicaciones, lo que permitirá a Vodafone Egypt cumplir con la apuesta del país por la "digitalización y la inclusión financiera" y crear un centro tecnológico que respalde el crecimiento de la operadora en la región africana".

Las bases del acuerdo

La operación, anunciada el pasado 29 de junio, suponía otorgar un valor de empresa a Vodafone Egipto de 4.350 millones de dólares (3.565 millones de euros), lo que representaba múltiplo de siete veces el resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado y de 11,2 veces el flujo de caja operativo a septiembre de 2020.

Las dos partes indicaron entonces que habían establecido las bases para un acuerdo de "socios de mercado" a largo plazo, que incluirá el uso de la marca Vodafone, acuerdos preferentes de roaming, acceso a la función central de compras de Vodafone y una gama de otros servicios.

El pasado 14 de septiembre, Vodafone anunció que mantenía las conversaciones con Saudi Telecom, pese haber finalizado el plazo del Memorándum de Entendimiento que firmaron las compañías en enero, y señaló que el proceso de debida diligencia ('due diligence') se había completado de "forma sustancial".