Hacer un gran viaje, comprarse el último modelo de coche eléctrico, cambiarse de casa o pagar la hipoteca… Las posibilidades son numerosas si el premio Gordo de la Lotería llega a nuestras manos, pero cuidado porque un 70% de los afortunados acaba arruinado en menos de cinco años, según un estudio realizado hace un par de años por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Noticias relacionadas

Para evitarlo, Cristina Estalella, asesora financiera de Abante Asesores, recomienda estar unos meses sin consumir ni invertir el premio, tiempo que servirá para hacer un ejercicio de autoreflexión sobre cuáles son nuestros objetivos vitales.

Después Lucien Nelson, asesor financiero en Santalucía Vida y Pensiones, aconseja dividir el premio en tres partes. “Un tercio para realizar tus proyectos más anhelados, otro tercio para cancelar tus deudas y ayudar a quien consideres que lo necesita... y un último tercio para asesorarte profesionalmente y ahorrar, invirtiendo de forma equilibrada y prudente.”

Antonio Jiménez Colilla, gestor patrimonial de Mapfre Gestión Patrimonial va un paso más allá. “Creo que una de las mejores opciones para gestionar nuestro capital si nos toca el Gordo de Navidad sería no gastarse nada de la cuantía del premio obtenido, e ir comprando bienes y servicios con el efectivo generado de los rendimientos de nuestros activos en cartera”, afirma.

Eso sí, en cualquier caso Carlos Farras, socio director y CIO DPM Finanzas, recomienda acudir a un asesor financiero independiente. “Si los grandes ahorradores experimentados demandan estos servicios, ¿por qué nos vamos a dejar asesorar por personas cercanas o familiares”, cuestiona.

Paciencia como clave

A la hora de invertir, Julián Aniel-Quiroga, asesor financiero en atl Capital, es partidario de estudiar nuestra situación patrimonial y asumir que las valoraciones de los activos en los que nos posicionemos pueden mostrar dispersiones en el corto plazo respecto a lo esperado, pero si les dotamos el plazo suficiente a la inversiones acabarán convergiendo hacia la rentabilidad. A este respecto, hay estudios que demuestran que una cartera de renta variable de EEUU en periodos de cinco años rara vez ha perdido más de un 5%; a 10 años, casi nunca más de un 3%; y a 20 años, casi siempre ha subido.

Por su parte, Borja Nieto, cofundador de Micappital, se muestra partidario de utilizar el primer premio para tapar agujeros y tratar de solventar todas las deudas que podamos tener. Aunque como señala Victoria Torre, responsable de análisis y selección de fondos de Singular Bank, una de las primeras ideas que se nos viene a la mente, muchas veces, es la de amortizar hipoteca y, si bien es un buen destino, debemos pensarlo bien antes.

“En el entorno actual de tipos muy bajos, el tipo que se paga en muchos casos por la hipoteca es bajísimo y además, si amortizamos la misma, perderemos la ventaja fiscal (que ya no existe en la actualidad) de deducirnos en nuestra declaración las amortizaciones realizadas.

De este modo, la diferencia puede ser tener que pagar a Hacienda todos los años en vez de que la declaración nos salga a devolver, por lo que podría no llegar a compensarnos”, explica Torre.

Destinos preferentes

Ni tapar agujeros ni disfrutarlo en caprichos, el 72,3% de los ahorradores consultados por Finect invertirán el premio Gordo de la Lotería Navidad si resultan premiados. El 12,4% preferiría, sin embargo, tapar agujeros; mientras que un 10,8% lo destinaría a invertir en ladrillo y solo un 4,4% lo utilizaría para darse grandes caprichos. Así lo afirma la encuesta realizada por Finect con motivo de la celebración del Premio de la Lotería de Navidad.

Así mismo, la austeridad invadirá a la mayoría de los posibles ganadores y un 74% solo gastará un 10% del premio en caprichos personales. Mientras que un 22,7% empleará entre un 20% y un 50% y únicamente un 3,3% destinará más del 50%.

A la hora de invertir, según dicha encuesta, la bolsa será la elección del 44,2% de los encuestados. Por detrás el 14,9% elegirá la cuenta bancaria o los depósitos, mientras que el 14% se muestra partidario de utilizar la mayor parte del premio para amortizar su hipoteca; un 13,2% para invertir en ladrillo, y un 9,6% para montar o invertir en un negocio. Por otra parte, un 4% optará por destinarlo a donaciones.

De cara a administrar el premio, el 45,9% tomará sus propias decisiones, seguido de un 42,7% que elegirá a un asesor financiero. Mientras que solo un 6,1% se dejaría aconsejar por el personal de su banco y cerca del 5,3% confiaría en un amigo o familiar entendido en finanzas.

Por último, la encuesta revela que los posibles premiados decidirán guardar el secreto de ser agraciados con el Gordo. Así, el 49,9% solo celebrará la noticia con los miembros de su hogar y un cercano 42,8% incluirá también a sus amigos y familiares.

También te puede interesar sobre la Lotería de Navidad...