Fernando Cano Eduardo Jiménez

Cellnex ha confirmado este miércoles que se encuentra en "conversaciones avanzadas" con Hutchison con el fin de explorar escenarios de colaboración estratégica entre ambas compañías, "incluida la potencial adquisición de determinados activos de infraestructura y la ejecución de contratos de servicios".

Noticias relacionadas

La propia operadora asiática había confirmado horas antes -durante la presentación de sus resultados trimestrales- que las negociaciones estaban en marcha y que los activos en negociación rondaban los 10.000 millones de euros. La idea es que una vez cerrada la venta Cellnex preste servicios de telecomunicaciones a Hutchison.

La operación fue desvelada en julio por Bloomberg, pero hasta este mes de noviembre no había confirmado por ninguna de las partes. De hecho, en verano se especuló con que Cellnex negociaba la entrada en el negocio de torres de Hutchison, pero no una compra de activos.

En cualquier caso, estaríamos hablando de la mayor compra de la historia de Cellnex y una operación que les daría un nuevo impulso de crecimiento. En medio de una gran expansión a nivel internacional, comprar las torres de Hutchison se traduciría en 28.500 nuevos emplazamientos de telefonía móvil en Reino Unido, Irlanda e Italia, además de Austria, Suecia y Dinamarca, donde actualmente no tiene activos.

Hasta octubre de 2020 Cellnex ha alcanzado distintos acuerdos de crecimiento que le han permitido entrar y consolidarse en Portugal y le llevarán a entrar en Polonia, que se han convertido en el octavo y noveno país europeo en el que la compañía desarrolla su actividad. 

Expansión

En Polonia la compañía ha anunciado, también en octubre, un acuerdo con Iliad para adquirir la red de 7.000 emplazamientos del operador móvil polaco Play. Cellnex invertirá 800 millones de euros en adquirir una participación de control del 60% en la compañía que gestionará los emplazamientos, que prevé invertir hasta 1.300 millones de euros adicionales en el despliegue de hasta 5.000 nuevos emplazamientos en los próximos diez años.

Además de reforzar su presencia en Francia mediante el despliegue de una red de fibra óptica con Bouygues Telecom -que conectará torres, emplazamientos y centros de “edge computing”-, clave para el desarrollo del ecosistema 5G; y su presencia en Reino Unido con el cierre de la adquisición de la división de telecomunicaciones de Arqiva.

En Portugal la compañía anunció en enero el cierre de la compra del operador de torres y emplazamientos de telecomunicaciones luso OMTEL por 800 millones de euros. OMTEL opera 3.000 emplazamientos en Portugal. La adquisición contempla asimismo el despliegue de 400 nuevos emplazamientos en 4 años. 

En el Reino Unido, la compañía cerró en julio la adquisición de la división de telecomunicaciones de Arqiva. El proyecto anunciado en octubre de 2019 supone la integración de 7.400 emplazamientos y los derechos de comercialización de 900 emplazamientos adicionales repartidos por todo el Reino Unido, y una inversión de 2.000 millones de libras esterlinas.

En España, ya en octubre, Cellnex cerró con Indra la compra del 60% Metrocallel operador neutro que gestiona y opera las infraestructuras y servicios de telecomunicaciones en el Metro de Madrid.

Total de emplazamientos

A 30 de septiembre de 2020, Cellnex contaba con un total de 50.185 emplazamientos operativos (10.313 en España, 10.356 en Italia, 9.687 en Francia, 924 en Holanda, 7.996 en Reino Unido, 5.277 en Suiza, 621 en Irlanda y 5.011 en Portugal), a los que se suman 2.707 nodos (DAS y Small Cells).

El total de inversiones ejecutadas en los primeros nueve meses de 2020 alcanzó los 3.585 millones de euros, en su mayoría destinados a inversiones vinculadas a generación de nuevos ingresos, destacando la incorporación de nuevos activos en Portugal y Reino Unido y la continuidad en la integración y despliegue de nuevas infraestructuras en Francia, así como mejoras en la eficiencia, y al mantenimiento de la capacidad instalada.

Este miércoles la compañía ha presentado resultados trimestrales con unos ingresos entre los meses de enero y septiembre de 1.149 millones de euros, lo que supuso un incremento del 53%. El Ebitda creció durante ese periodo un 68% y se situó en los 838 millones, tras consolidar las adquisiciones ejecutadas en 2019 y en los primeros meses de 2020.

De esta manera, las pérdidas llegaron a los 84 millones de euros, por el efecto de las mayores amortizaciones y costes financieros asociados al intenso proceso de adquisiciones durante 2019 y 2020.