Telefónica realiza este viernes su Junta de Accionistas de manera telemática por primera vez en su historia. La culpa la tiene el coronavirus y el confinamiento obligando al presidente ejecutivo José María Álvarez Pallete dar su discurso anual sin la presencia de sus accionistas, pero lo ha hecho paradójicamente utilizando la red de infraestructuras de la operadora, que ha sido clave en los últimos meses para mantener funcionando la economía, la sociedad y a las personas, en todos los mercados en los que están presentes.

Noticias relacionadas

"Nos hemos afanado por ser útiles a toda la sociedad. Hemos puesto a disposición de las Administraciones y el Sistema de Salud nuestro conocimiento técnico, los recursos humanos y materiales a nuestro alcance", ha dicho Pallete ante sus accionistas.

"Vimos que podíamos ayudar y ayudamos. Sentimos que podíamos hacer más y lo hicimos. Sabemos que la razón de ser de una empresa es servir a toda la comunidad de la que forma parte. Y gracias a la claridad en nuestra misión y en nuestros valores, esta crisis ha sacado lo mejor de Telefónica. Nunca nuestro propósito ha tenido más sentido".

Una labor que, según Pallete, hubiese sido imposible sin la inversión que la operadora ha realizado en redes en los últimos años. "Las telecomunicaciones se han confirmado como un sector vital en las sociedades contemporáneas. Las compañías de telecomunicaciones son la columna vertebral de nuestra sociedad y solo pueden cumplir con su papel si disponen de las mejores redes".

Y ha agregado que "esto viene a confirmar la apuesta certera que hicimos con las inversiones realizadas en los últimos años -más de 90 mil millones de euros desde 2012- para reforzar nuestras redes y que nos han permitido afrontar esta situación desde la mejor posición".

Confinamiento y digitalización

Es por ello que ha recordado que la digitalización es ahora más importante que nunca. "Tal vez nunca sepamos cuántas vidas, trabajos o empresas se han salvado gracias a la conectividad y la tecnología, pero todos sabemos que un escenario desprovisto de soluciones digitales hubiera sido insostenible".

Según Pallete, en unas semanas de confinamiento, las sociedades han avanzado en transformación digital lo que hubieran avanzado en un lustro en condiciones de normalidad. "Le hemos perdido el miedo a teletrabajar, a aprender, a comprar o a relacionarnos online. Celebramos cumpleaños, visitamos museos, se celebran Consejos de Ministros o Juntas Generales de forma virtual. Algo que no nos hubiéramos atrevido a hacer antes de la pandemia".

"Las organizaciones públicas y empresariales y millones de personas han comprobado que existen soluciones en el mundo digital para los mayores desafíos. El Big Data con la Inteligencia Artificial ayudan a prevenir brotes y a diagnosticar pacientes. La robótica se ha revelado esencial en la atención de pacientes y los drones y vehículos autónomos han sido críticos en las tareas de desinfección. Y así existe una larga lista de ejemplos".

Pese a ello ha advertido que la tecnología trae desafíos como la desigualdades. "Hay que garantizar que la mayor parte de la población tiene acceso a la tecnología y a las oportunidades que brinda el nuevo mundo digital. La desigualdad de oportunidades es el mayor reto al que nos enfrentamos".

Por ello ha recordado que hay que poner sobre la mesa el Manifiesto Digital de Telefónica, que abogaba por un pacto para gestionar la transición digital poniendo las personas en el centro. "Este gran Pacto Digital presupone un nuevo diálogo entre los gobiernos, la sociedad civil y el tejido empresarial. Comienza, desde luego, por la mejora de la vida de las personas. Es decir, por el impulso de la formación y educación, y esto implica adaptar con urgencia el sistema educativo a la sociedad digital. Implica defender nuestros valores y no olvidar nunca la trascendencia de los derechos fundamentales en la era digital".

PIB digital

De esta manera ha indicado que la digitalización aparece, junto con la sostenibilidad, "como el gran motor de la reactivación económica, ya que tiene la capacidad de impulsar los modelos de negocio optimizando costes, y abriendo nuevas fuentes de ingresos". Se estima que la reinvención digital de España podría tener un impacto anual equivalente al 1,8% del PIB hasta 2025.

"Favorecer la digitalización del tejido productivo español con tecnologías como Cloud, Ciberseguridad, Big Data e Internet de las Cosas incrementará su competitividad, estimulando el crecimiento y el empleo. Esto es particularmente relevante en el caso de las PYMEs, por su gran peso en la economía española y su bajo nivel de digitalización. Por ello es tan relevante incluir también en el Pacto Digital el apoyo a estas empresas en su proceso de digitalización".

Finalmente ha destacado el valor de las infraestructuras. "Si hemos aprendido algo de esta crisis es que las infraestructuras digitales han sido fundamentales. Hemos comprobado que disponer de la red de fibra más potente de Europa no es una anécdota; es algo que se revela esencial en momentos cruciales".