El confinamiento sienta bien a Telefónica. La operadora ha cerrado dos de las operaciones más importantes de su historia reciente en el último mes y medio y lo ha hecho con el hándicap de tener a todos sus equipos negociadores recluidos en sus hogares. Un buen síntoma para una compañía que debe demostrar a los mercados que puede avanzar en su plan de negocios presentado el pasado mes de noviembre. 

Noticias relacionadas

Este lunes la operadora cerró la venta de 10.100 torres de telecomunicaciones a Telxius por 1.500 millones de euros. El acuerdo incluye un compromiso de construcción de 2.400 emplazamientos y ayudará a reducir la deuda de la operadora en unos 500 millones de euros. Es la mayor operación de venta de torres de telecomunicaciones de la historia reciente del sector.

No es fácil cerrar una operación de este tipo y menos durante el confinamiento. Pero Pallete y su equipo han acelerado y han puesto sobre la mesa otro mensaje a los accionistas y al mercado: Telefónica puede cumplir con su plan estratégico y con acciones concretas.

La venta de torres encaja en la promesa de Pallete de monetizar las torres como activos no estratégicos y ponerlos en valor a través de Telefónica Infra, dueña del 50% de Telxius. Los analistas coinciden en que las torres deben ser gestionadas en un negocio complementario a las telecos y que éstas deben centrarse en el despliegue de servicios tecnológicos.

El equipo de Telefónica ha tomado nota y en noviembre Telefónica Brasil vendió 1.909 torres de telefonía a Telxius por 140 millones de euros. Posteriormente, en diciembre  anunció la venta de 2.029 torres en Ecuador y Colombia por 290 millones de euros. 

Monetización de las torres

En septiembre del año pasado el consejo de administración de Telefónica aprobó la venta y monetización de 50.000 torres de la operadora, poco menos de la mitad de los 130.000 que tiene la operadora en todo el mundo. 

Telefónica quiere seguir capitalizando sus activos de infraestructura y analiza diferentes opciones para monetizar una cartera adicional de sites en los próximos 12 meses. Al margen de Telxius, Telefónica cuenta con unos 50.000 emplazamientos que "podrían generar un OIBDA estimado de unos 360 millones de euros".

Telefónica creó en 2016 esta filial que actualmente tiene 17.000 torres y en febrero de 2017 vendió a KKR el 40%, por un total de 1.275 millones de euros. En el mercado se cree que la valoración de Telxius superaría los 15.000 millones.

'Spin off' de Latinoamérica

La operación de venta de torres, la más importante que ha realizado Telefónica, se ha cerrado a pocos días de la Junta de Accionistas de Telefónica que se realizará este viernes y en la que el presidente ejecutivo José María Álvarez Pallete presentará además la operación de fusión entre O2 y Liberty en Reino Unido.

Con ello, Pallete llevará a la Junta de Accionistas dos grandes movimientos. La fusión en Reino Unido valorada en 38.000 millones de euros y la venta de torres por 1.500 millones de euros. Una mensaje para el mercado que dudaba de la ejecución del plan presentado en noviembre segregando los negocios de Tech e Infra, haciendo un spin off de Latinoamérica y poniendo el foco en cuatro grandes mercados: Alemania, España, Reino Unido y Brasil.

De momento, y lo que ya se ha avanzado, indica que Telefónica ya es líder en tres de estos cuatro mercados, uno de los objetivos a mediano plazo planteado por Pallete. De esta manera, Telefónica sale reforzada del confinamiento no solo como compañía vital para el funcionamiento de las telecomunicaciones, sino que como una empresa capaz de cerrar operaciones corporativas claves para el futuro del sector.