El Gobierno espera poder aprobar en el Consejo de Ministros de este martes el fin de las restricciones para cambiarse de operador de telecomunicaciones establecidas con el comienzo del estado de alarma. Esto supondría reactivar la actividad comercial de las telecos, una demanda planteada hace varias semanas por las compañías más pequeñas. 

Noticias relacionadas

Esto supone además adelantarse a los plazos establecidos en la última circular de la CNMC que indicaba que el fin de estas limitaciones se produciría cinco días después del fin del estado de alarma.

El Gobierno considera que con el paso de Madrid y Barcelona a Fase 1 y la relajación en las restricciones de movimientos de personas, ya no tiene sentido una normativa que restrinja la circulación de los instaladores de internet y de televisión.

Precisamente el objetivo de las limitaciones era proteger la salud de este colectivo impidiendo las portabilidades que requiriesen desplazamientos. En un primer momento la norma afectó a todo el sector y a todos sus productos, pero dos semanas después el Ejecutivo corrigió y se permitieron las portabilidades móviles y un mínimo porcentaje de fijos.

Las fuentes consultadas por Invertia indican que el objetivo es llevar mañana al Consejo de Ministros el fin de las limitaciones, pero advierten que si no se logra cerrar el documento se postergará para la próxima semana.

Petición de OCU

En cualquier caso, el objetivo es que en junio el mercado de telecomunicaciones ya esté operando con total normalidad y que todos los clientes puedan cambiarse de operador cómo y cuándo lo deseen, como venía siendo habitual hasta antes de marzo.

Este lunes la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha pedido que se vuelvan a autorizar las portabilidades en telefonía fija e Internet, "para que los usuarios puedan buscar la tarifa más conveniente para ellos y tener la posibilidad de recortar unas facturas que para muchos se están convirtiendo en un problema".

Lo cierto es que tras el fin de estas restricciones se activa casi de manera inmediata la guerra comercial de las operadoras. Invertia ya contó que todas las compañías del sector llevan varias semanas preparando la desescalada comercial con nuevas ofertas y reforazando sus fuerzas comerciales.

La idea de las operadoras es aprovechar esta desescalada comercial para comenzar a recuperar terreno tras la reducción de ingresos generada en los tres meses de confinamiento, entre marzo y mayo. 

MásMóvil y Vodafone

En abril MásMóvil y Vodafone han liderado las portabilidades móviles. Los datos a los que tuvo acceso Invertia y que deben ser confirmados por el regulador indican que en abril la compañía amarilla ganó 10.000 líneas y los rojos sumaron 5.100.

Euskatel ganó 1.800 líneas móviles en abril, mientras que Movistar perdió 5.000 y Orange 12.900. Sorprende el caso de Digi que pierde 1.700 líneas, pese a ganar por encima de 20.000 en los últimos seis meses. La operadora virtual se ha visto duramente impactada por el cierre de comercios, su principal canal de distribución y ventas. 

Estas cifras estuvieron muy por debajo del comportamiento comercial habitual y han estado condicionadas por las limitación de la CNMC de realizar solo el 25% de portabilidades habituales, para mantener la seguridad de los instaladores durante el estado de alarma y protegerlos de eventuales contagios de coronavirus.

A comienzos de abril la CNMC estableció que podrían realizarse en un máximo de 50 portabilidades fijas al día y un 25% de las portabilidades móviles diarias que cada compañía realizaba habitualmente antes del estado de alarma.