Bruselas

Los bancos europeos han entrado en la crisis del coronavirus en una posición de capital y liquidez más sólida en comparación con crisis anteriores. Y los reguladores y supervisores de la Unión Europea se han movilizado rápidamente para proporcionales liquidez adicional, liberar capital y facilitar su operativa. Pero el desplome económico tendrá igualmente un impacto negativo sobre la calidad de los activos y, por tanto, sobre la rentabilidad de las entidades pese a moratorias y avales públicos, según ha avisado este lunes la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés).

Noticias relacionadas

"El Covid-19 plantea desafíos sin precedentes a los bancos de la UE", señala el órgano supervisor presidido por José Manuel Campa. La posición de partida de las entidades comunitarias en capitalización y liquidez era cómoda. El ratio de capital de máxima calidad (CET1) aumentó del 9% en 2009 a casi el 15% de media en el último trimestre de 2019. Eso significa que los bancos disponen de un colchón del 5% o de 500 puntos porcentuales gracias al capital acumulado en los últimos años y a las medidas de alivio activadas por los supervisores desde el inicio de la crisis.

Por su parte, el ratio de cobertura de liquidez se situaba en el 150%, cuando el requisito es del 100%. Además, el Banco Central Europeo ha decretado barra libre de liquidez ultrabarata para las entidades, por lo que los bancos mantienen una posición de liquidez cómoda, también porque no ha habido una salid de depósitos masiva, según los datos de la EBA. 

No obstante, a medida que la crisis avanza, los bancos tendrán que enfrentarse a un aumento en la tasa de créditos morosos, que podría llegar a niveles similares a los del periodo posterior a la crisis de deuda. La EBA ha realizado un primer análisis de sensibilidad basado en sus últimos test de estrés de 2018 pero actualizando los datos de los bancos según los balances que tenían a finales del año pasado.

Bancos más débiles

El resultado obtenido es que la crisis podría provocar un deterioro de entre el 2,4% y el 3,8% -entre 240 y 380 puntos básicos- en la posición de capital de las entidades. Es decir, el sector bancario contaría de media con suficiente capital para cubrir las posibles pérdidas en el peor de los escenarios gracias a su colchón del 5%. 

Sin embargo, esto son resultados agregados. La EBA no ha realizado un análisis país por país o banco por banco. "Podría haber bancos más débiles (con problemas previos a la crisis y muy expuestos a los sectores más afectados) que se enfrenten a dificultades más graves", avisa el informe. 

"Las autoridades competentes deben abordar rápidamente cualquier debilidad idiosincrática que pueda verse exacerbada por la crisis actual", reclama la Autoridad Bancaria Europea. El supervisor publicará a principios de junio información detallada de balance y de carteras de todos los bancos de la UE a 31 de diciembre para que los analistas puedan hacer análisis individualizados de cada banco en función de sus estimaciones de cuál va a ser el impacto de la crisis.