El coronavirus también pasará factura a los sueldos de los españoles. La consultora Ceinsa, especializada en recursos humanos, considera que los directivos de empresa cobrarán un 13% menos el curso que viene por el impacto de la crisis que está provocando la epidemia, pero los recortes llegarán a todo el personal.

Noticias relacionadas

Los recortes comenzarán en septiembre, según estima la consultora. En este sentido, el estudio apunta que entre junio y agosto el impacto será menor porque se mantendrán las condiciones vigentes y el impacto será mayor con la llegada de las contrataciones después del verano.

No obstante, apuntan que los sectores del comercio minorista y el turismo serán una excepción. El mayor impacto que estas actividades han recibido en los compases más duros del confinamiento jugarán en su contra, además de que en muchos casos sí tengan que realizar nuevas contrataciones para retomar su actividad. Los recortes aquí estarán entre el 8% y el 12 %, marcados también por los despidos.

A la vuelta del verano

La rebaja será mayor, en términos generales, para puestos directivos, de entre un 8% y un 13%. Esto se debe a que su salario está más habitualmente vinculado a ciertos objetivos propios, de área o del conjunto de la empresa. Para puestos no directivos, el descenso rondará el 2% - 4%, según el estudio.

Con el nuevo curso, la expectativa de Ceinsa es que los salarios se contraigan entre un 5% y 10% en el conjunto de la economia española. La consultora ha llegado a estas cifras con base en las previsiones macroeconómicas que el Banco de España y otras instituciones han publicado recientemente.

Recuperación completa en 2023

El supervisor de la banca española estima que el PIB de España caerá un 9,2% este año, mientras que la tasa de paro se elevará hasta un 19%. Las proyecciones de la institución consideran que la recuperación no comenzará hasta el tercer trimestre de este año. Y muy débilmente. Habrá que esperar hasta finales del año para un rebote más sólido de la economía, siempre y cuando no se produzca una segunda oleada de contagios que fuerce una marcha atrás en la desescalada.

A tenor de estas expectativas, la consultora aguarda que en el segundo semestre de 2021 puedan experimentar una “clara recuperación”. Sin embargo, el informe aplaza la recuperación de niveles previos a la irrupción del Covid-19 hasta el año 2023.