Telefónica, Orange, Vodafone, MásMóvil y Euskaltel han demostrado hasta el momento ser aparentemente resilientes ante el coronavirus. No obstante, según ha podido confirmar Invertia hay una tensa calma en el sector, por la caída de la facturación durante el segundo trimestre del año y por la desescalada comercial que empezarán a vivir en las próximas semanas.

Noticias relacionadas

Las cuentas de su primer trimestre reflejan una caída de apenas el 1% de su facturación total y ninguna ha realizado provisiones para afrontar el impacto del Covid, como sí han realizado otros sectores. Sin embargo, estas cuentas solo incluyeron dos semanas del impacto real del confinamiento por lo que el grueso del efecto se producirá en el segundo trimestre, en abril y mayo.

Las fuentes consultadas indican de que la caída de ingresos ha sido importante, no solo por el confinamiento, sino porque durante estos meses han comenzado a sufrir impagos de algunos de sus clientes, el mismo periodo en el que se ha mantenido prácticamente paralizada toda su actividad comercial y congeladas sus tarifas a causa del estado de alarma.

En estos meses las operadoras tampoco han podido sacar rendimiento a sus paquetes premium, ya que todos los contenidos deportivos -los de más alto valor- han estado paralizados y han tenido que adaptar sus ofertas y regalar muchos servicios que antes cobraban en la parte alta de sus tarifas. Es decir, su ARPU ha bajado porque muchos usuarios se han cambiado a paquetes de menor valor.

Dentro de este panorama, lo positivo es que han podido mitigar esta caída de ingresos con reducción de gastos operativos. El principal es la paralización de la actividad comercial, el cierre de tiendas y el casi nulo gasto en promociones y en publicidad y marketing durante el tiempo que ha durado el confinamiento más duro.

Vuelven las portabilidades

Frente a toda esta situación, la mayoría de las compañías se agarran al fin de la limitación de las portabilidades, una situación que podría producirse en los próximos días. En su comparecencia de esta semana en el Congreso, la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, adelantó que la situación se estaba estudiando.

Por su parte, fuentes del ministerio reconocen a Invertia que no tiene sentido mantener esta prohibición con toda España en Fase 1 -incluyendo a Barcelona y Madrid- a partir del próximo lunes. El objetivo de limitar las portabilidades era proteger a sus instaladores de posibles contagios, pero con la flexibilización de las restricciones de movilidad el escenario cambia completamente.

Lo cierto es que Moncloa prepara un decreto de desescalada comercial de las telecos para la próxima semana, con lo que se volverán a permitir las portabilidades en el mes de junio. ¿Qué significa esto en la práctica? Dependiendo del nivel de agresividad de las compañías, la mayoría se lanzarán a arrebatar y a cazar clientes reanudando la guerra comercial con aún más agresividad que antes de la llegada del Covid.

El objetivo no es otro que intentar recuperar parte de los ingresos perdidos durante el tiempo que duró el confinamiento total y protegerse de los problemas que pudieran venir en lo que queda del año. La idea es poder terminar con el menor impacto posible en ingresos al cerrar 2020 y para ello es clave volver a activar los resortes comerciales. 

El primero en intentar agitar el mercado será Virgin, que nace para intentar arrebatar clientes. De momento, sin precios agresivos ni ofertas diferenciales no dejará pasar la oportunidad para empezar a activar sus fuerza comercial y su despliegue por toda España. Empiezan desde cero, por lo que no pueden permitirse el lujo de ser tibios en su despliegue.

Orange y Vodafone

Pero no serán los únicos.Orange ya ha adelantado que lanzará todo su arsenal de bajo coste con ofertas convergentes en sus segundas marcas: Jazztel, Simyo y Amena. El grupo francés busca equiparar su cuota de mercado (fair share) al del bajo coste, hasta ahora por debajo de sus expectativas y un lastre para sus ingresos totales.

En el caso de Vodafone continuarán con su ofensiva para consolidar el crecimiento de Lowi, su mejor arma para ganar clientes hasta el momento. Las agresivas ofertas continuarán con la propia marca Vodafone, con la que intentarán engordar su cartera de clientes de un segmento de más alto valor. El 5G volverá ser su mejor arma.

En el caso de Telefónica, este viernes presentó su nuevo modelo de tienda Covid free con la que busca ponerse a la cabeza de sus competidores en un canal de venta que sigue siendo clave para captar nuevos clientes y que durante el coronavirus no ha podido ser utilizado. 

Movistar y MásMóvil

La operadora -al igual que Orange- quiere aprovechar el comienzo progresivo de las competiciones deportivas, y el verano caliente con muchos eventos apretados por el restringido calendario, para hacer volver a sus clientes de alto valor, muchos de los cuales se pusieron en cuarentena durante el confinamiento.

Y frente a todas estas estrategias, MásMóvil intentará volver a marcar la diferencia. Han sido los que más se han contenido durante la pandemia y los que amenazan con ser más agresivos en el comienzo de la desescalada comercial.

Un panorama que nos hace augurar un mes de junio pletórico en ofertas, con nuevos paquetes, con reformulación de estrategias comerciales y alguna sorpresa. Nueva guerra comercial a la vista. Y esta vez sin guardarse nada.