Bankia ha sido la última gran cotizada del Ibex que ha confirmado suspende su dividendo extraordinario para este 2020 "dado el impacto potencial de la situación derivada del coronavirus". "La entidad debe ser muy prudente a la hora de fijar el dividendo de cara al año 2020", agrega

Noticias relacionadas

El banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri se suma otros grandes como Caixabank y Santander -que lo posterga hasta 2021- y hace caso al Banco Central Europeo que ha pedido "prudencia" con los dividendos de la banca del continente para evitar agujeros de capital.

Frente a esta oleada de cancelaciones de dividendo, Telefónica ha decidido mantenerlo según ha podido confirmar Invertia. La operadora mantiene en pie la remuneración a su accionistas, pese a las actuales condiciones del mercado.

En febrero de 2019, Telefónica anunció la política de remuneración para 2019, que consistió en el pago de 0,40 euros por acción en efectivo, pagadero en diciembre de 2019, (0,20 euros por acción), y en junio de 2020 (0,20 euros por acción).

En febrero de 2020 se anunció la política para 2020 manteniendo las mismas condiciones del año anterior: el pago de un dividendo de 0,40 euros por acción, pagadero en diciembre de 2020, (0,20 euros por acción), y en junio de 2021 (0,20 euros por acción).

Liquidez de Telefónica

Esta decisión deberá ser ratificada por el Consejo de Administración, pero la propuesta de la gestión es mantenerlo inalterable, según han indicado fuentes de mercado. Las fuentes consultadas indican que buena situación de liquidez de la compañía es suficiente para mantener esta política de dividendos.

Una liquidez que se verá incrementada por el retraso de las subastas por espectro de 5G que ya se ha confirmado en Reino Unido y que se podría producir en España. Para las dos subastas la operadoras había previsto invertir entre 500 y 1.000 millones de euros.

Así, al cierre de 2019, Telefónica tenía una posición de liquidez de 22.900 millones de euros, de los que 9.200 correspondían a tesorería y 13.700 a líneas de crédito disponibles.

Del mismo modo, la operadora ha trabajado en extender la vida media de la deuda, que se ha situado en 10,5 años, y en abaratar los costes, que se situaron en el 3,49% al término de 2019.

La operadora invierte en Capex unos 8.000 millones, casi cuatro veces lo que se gasta en dividendo. De esta manera, el confinamiento va hacer imposible cumplir todo el plan de inversión lo que hará además que la liquidez aumente aún más para cubrir los 2.000 millones con los que retribuirán a los accionistas.