Imagen de una planta de producción de BMW.

Imagen de una planta de producción de BMW. BMW

Movilidad

BMW para la producción de sus plantas en Europa cuatro semanas por el coronavirus

El beneficio cayó un 30% en 2019 debido en gran medida a una provisión de 1.400 millones por una posible multa de la Comisión Europea.

18 marzo, 2020 12:41

Noticias relacionadas

El grupo automovilístico alemán BMW va a paralizar la producción automovilística en Europa y en la fábrica Rosslyn, en Sudáfrica, durante cuatro semanas, hasta el 19 de abril, para evitar la propagación del coronavirus.

El presidente del grupo BMW, Oliver Zipse, dijo hoy en la rueda de prensa virtual de presentación del balance de 2019, que prevé que la pandemia lastre notablemente su negocio automovilístico, especialmente en la primera mitad del año, dependiendo de la dimensión de la propagación del virus y las medidas que se adopten. Por ello, el margen de rentabilidad operativa de la división automovilística podría situarse sólo entre el 2 y el 4 %, frente al 4,9 % en 2019.

BMW prevé ahora también una notable caída de las ventas este año por la crisis del coronavirus (hasta ahora había pronosticado un pequeño aumento) y del beneficio antes de impuestos, es decir, de más del 10 %.

Entre tanto BMW vuelve a producir en sus fábricas en China y los concesionarios han reabierto sus puertas en ese país. Volkswagen, Audi, Daimler, Ford, Renault, PSA, al que pertenece Peugeot, Citroën, DS Automobiles, Opel y Vauxhall, también han anunciado esta semana que van a paralizar sus producciones en Europa.

El beneficio cae un 30%

El grupo automovilístico alemán BMW contabilizó un beneficio neto atribuido de 4.915 millones de euros en 2019, lo que representa una disminución del 29,5% en comparación con los 6.974 millones de euros que ganó en 2018, según datos publicados por la empresa este miércoles.

BMW resaltó que sus resultados se vieron afectados en el primer trimestre del año anterior por una provisión de 1.400 millones de euros en relación con una eventual multa por parte de la Comisión Europea (CE) por una supuesta colaboración con Daimler y Volkswagen para llegar a pactos con el fin de restringir la competencia en el desarrollo de tecnologías de reducción de emisiones de turismos tanto de gasolina como de diésel entre 2006 y 2014.

La facturación de la firma muniquesa se situó en 104.210 millones de euros al término de 2019, un 7,6% de crecimiento, mientras que el beneficio operativo se contrajo un 17%, hasta alcanzar 7.411 millones de euros.

La multinacional comercializó 2,53 millones de automóviles de sus marcas BMW, Mini y Rolls-Royce en el conjunto del año pasado, lo que se traduce en una subida del 2,2%, al tiempo que su división de motocicletas, BMW Motorrad, matriculó 175.162 unidades, un 5,8% más.

Durante 2019, la empresa invirtió 5.952 millones de euros en actividades de Investigación y Desarrollo (I+D), un 11,8% más, mientras que la plantilla mundial de la corporación cerró 2019 con 133.778 efectivos, un 0,7% menos.